Gane quien gane la contienda presidencial de este año en México, el nuevo gobierno federal deberá mantener la actual “consistencia económica”, aseguró el economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa.

Al dar a conocer las perspectivas económicas de la entidad financiera, indicó que la siguiente administración deberá gobernar de la mano de las instituciones que en el país se han venido construyendo y fortaleciendo, las cuales son un importante contrapeso para las tomas de decisiones de carácter nacional.

Ejemplo de lo anterior citó al Banco de México (Banxico), que con su autonomía, a lo largo del tiempo, ha venido actuando para cumplir con su mandato y contribuir con la estabilidad macroeconómica que es uno de los principales activos de México.

Argumentó que con seguridad el próximo gobierno federal también habrá de trabajar en convencer a las distintas fuerzas políticas de sus propuestas a desarrollar, pues “ es muy probable que el Congreso de la Unión esté muy dividido”.

Así, agregó, independientemente de quién resulte ganador de la elección presidencial, Scotiabank está comprometido a largo plazo con el país, siendo la mejor muestra de ello la inversión de 150 millones de dólares para mejorar y modernizar los procesos, de ahí que “nos entusiasmará trabajar con el México que elijan los mexicanos”.