La Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad municipal cerró a la circulación algunas avenidas que se tornaron riesgosas por la formación de hielo en la carpeta asfáltica, ante las bajas temperaturas que se registran en la región.

La medida se aplicó, por segundo día consecutivo, por espacio de una hora y media, para luego ser reabiertas, una vez que se realizaron los trabajos correspondientes que permitieran la circulación segura de los automovilistas.

La dependencia municipal dijo que por la mañana se mantuvo cancelado el acceso al puente en el sentido de Oriente a Poniente en avenida Paseo de los Leones y Pedro Infante, donde se registró un choque por las condiciones del pavimento.

Refirió que elementos de Protección Civil apoyaron en las labores de auxilio al conductor afectado y aplicó sal para reducir la formación de hielo y así eliminar el riesgo que implica una vialidad resbaladiza.

El director de Tránsito de Monterrey, Azael Castillo Vargas, dio a conocer que este jueves la zona de mayor riesgo fue la Poniente, por lo que se mantiene el monitoreo de arterias como Rogelio Cantú y Anillo Periférico, así como del Puente Atirantado.

Resaltó que en el centro de la ciudad y como medida preventiva, también se cerró el tránsito sobre las calles Zuazua y Doctor Coss, en el tramo de Juan Ignacio Ramón a 5 de Mayo.

Actualmente, manifestó, las avenidas de la ciudad están transitables, aunque se exhorta a conducir con precaución, y en las zonas que puedan representar un peligro, se encuentra apostado un agente de vialidad para persuadir a los automovilistas a que reduzcan la velocidad.

Los cierres preventivos y el monitoreo de avenidas se mantendrá mientras las condiciones del clima no cambien y se siga reportando la combinación de lloviznas y temperaturas gélidas, advirtió el funcionario.

Se exhortó a los conductores a extremar precauciones, mantener su distancia, y tomar más tiempo para llegar a su destino.