El ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, informó hoy que el operativo policial contra el referéndum independentista en Cataluña (noreste de España) del pasado 1 de octubre costó 87 millones de euros (106 millones de dólares).

En una comparecencia en la Comisión de Interior del Senado de España, Zoido indicó que la llamada “Operación Copérnico” movilizó hasta seis mil agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil para vigilar sedes institucionales, partidistas y de los propios cuerpos de seguridad.

En los barcos que se alquilaron para alojar a los agentes el gobierno español se gastaron 26.6 millones de euros (32.5 millones de dólares): uno llamado Rhapsody en 12.5 millones de euros (15.2 millones de dólares); el Azurra 8.5 millones de euros (10.3 millones de dólares), y el Moby Dada conocido como “El Piolín” porque tenía un dibujo de ese personaje más de cinco millones de euros (6.1 millones de dólares). 

Además, el costo en hoteles fue de 6.3 millones de euros (7.7 millones de dólares); 10.3 millones de euros (12.5 millones de dólares) en manutención y 105 mil 780 euros (129 mil 381 dólares) en locomoción.

“Lamento como el que más que hubiera heridos, claro que sí, pero sin duda los responsables de ellos fueron quienes con un comportamiento arbitrario, irresponsable e ilegal, generaron un clima de crispación y desobediencia, y no las fuerzas y cuerpos de seguridad”, dijo.

Responsabilizó a la policía autónoma catalana (Mossos d`Esquadra) de no haber actuado conforme debería para haber evitado las votaciones, y que grupos de independentistas impartieron cursos sobre resistir los desalojos de los colegios electorales.

Aseguró que las actuaciones policiales buscaron “tener el menor impacto sobre las personas”.