La manera de distribuir los alimentos que llegan a los albergues tras una situación de emergencia, opciones de cocina y algunas otras consideraciones están contenidas en el Manual para servicios de alimentación en albergues en situación de emergencia.

De acuerdo con información de la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el trabajo realizado en el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) busca dar respuesta a las necesidades surgidas luego del sismo de septiembre del año pasado.

El texto, desarrollado por la directora de Vigilancia de la Nutrición del Centro de Investigación en Nutrición y Salud (Cinys), Teresa Shamah, de dicho Instituto, busca establecer bases para organizar los servicios de alimentación de albergues en situación de emergencia.

El manual considera aspectos como la cantidad y calidad de los alimentos, la distribución de los recursos y las maneras de brindar una atención eficiente en dichos lugares, ello, aunado a pautas de higiene para evitar epidemias.

Además, contempla la atención prioritaria a mujeres embarazadas, madres lactantes, niños y adultos mayores, sistemas de abastecimiento de agua segura, aunado a diferentes alternativas tanto para mantener los alimentos limpios como para eficientar los recursos con los que se cuenta, tras una situación de emergencia.

El documento, que está disponible en Internet, ofrece planes de acción que permitan a las personas tener una mejor calidad de vida tras un desastre, añadió la investigadora.