El gobierno de Colombia se sumó a las sanciones internacionales contra funcionarios venezolanos, al tiempo que anunció que llevará el caso de la crisis económica, social y humanitaria del vecino país al foro de Davos, que se realizará del 23 al 26 de enero.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, en un encuentro con corresponsales extranjeros en Bogotá, aseguró que Colombia toma “medidas que tienen que ver con la incorporación a la Lista Clinton de un numero importantes de funcionarios venezolanos, con los cuales está prohibido que las entidades financieras realicen transacciones”.

Estas decisiones “están en la misma dirección de las medidas que ha tomado Estados Unidos”, subrayó Cárdenas, al hacer un análisis de la crisis venezolana y sus efectos en Colombia, si se tiene en cuenta las relaciones culturales, económicas, sociales y culturales entre estas dos naciones.

Colombia y Venezuela comparten una línea fronteriza de más de dos mil 200 kilómetros, que paso de ser una zona con un gran dinamismo de intercambio comercial a una “gran puerta de escape” de miles de venezolanos que huyen de la crisis que cada día se agudiza más en su país.

La posición de Colombia frente a las sanciones a los funcionarios venezolanos coincidió con las medidas que tomo este jueves la Unión Europa contra figuras como Diosdado Cabello, dirigente del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y diputado de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), y el ministro del Interior, general Néstor Reverol.

Colombia también se opuso en diciembre pasado a una operación de préstamo por 400 millones de dólares que aprobó el directorio de CAF (banco de desarrollo de América Latina), para el Banco Central de Venezuela (BCV), “con el objetivo de brindar apoyo macroeconómico y mitigar riesgos de liquidez en el manejo de pasivos, contribuyendo a su vez a garantizar la estabilidad de importaciones en el país”.

El ministro expresó su preocupación por el flujo migratorio de venezolanos hacia Colombia cuya cifra oficial es de 550 mil personas para un periodo de tres años (2015-2017), sin contar otros 200 mil migrantes que pasan por este país con destino a Ecuador u otras naciones.

El gobierno colombiano, dijo el ministro de Hacienda, tiene un programa de atención humanitaria a los venezolanos con asistencia médica de urgencia en los hospitales públicos, vacunaciones masivas, albergues temporales, ingreso de los niños a las escuelas públicas de las regiones donde se establecen.

De acuerdo con las estadísticas gubernamentales las autoridades de salud han vacunado a 90 mil venezolanos y otras 24 mil personas recibieron atención médica de urgencia en hospitales públicos, todo con recursos del presupuesto general de la Nación.

Pero la crisis venezolana también se ve reflejada en los indicadores del comercio bilateral que para el 2016 cayó a su “mínima expresión”, de acuerdo con las cifras que tiene registradas el ministerio de Hacienda.

El intercambio comercial entre Colombia y Venezuela para el periodo diciembre del 2016 a noviembre del 2017, fue de 650 millones de dólares, lo que significa una caída impresionante si se compara con los 4.0 mil millones de dólares (2007), con los 5.1 mil millones (2008), los 3.5 mil millones de dólares del 2009.

Según los estudios del Banco Emisor de Colombia, es a partir del 2009 cuando empieza el declive de del comercio colombo-venezolano y como consecuencia de ello se registra un nuevo cambio en su composición.

Este dramático panorama de la crisis venezolana y sus efectos en su vecino Colombia, será uno de los puntos esenciales que llevará el ministro Cárdenas al foro económico de Davos, que se realizará la próxima semana.

Colombia encabeza del presidente Juan Manuel Santos y de su ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, harán el llamado de urgencia a la comunidad internacional reunida en Davos, para analicen la crisis política económica y social de Venezuela, que está al borde del colapso con efectos impredecibles en la región.