Una mayoría de los ciudadanos de México y Estados Unidos desea la continuación del TLCAN, pues ha sido “mayormente positivo” para su economía, pero un número sin precedentes de mexicanos tiene una percepción desfavorable de este país, reveló hoy un sondeo.

La encuesta del Consejo de Asuntos Globales de Chicago (CCGA) y el grupo Buendía&Laredo mostró que el apoyo público al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) está en uno de los niveles más altos en más de una década.

Un 62 por ciento de los mexicanos y un 53 por ciento de los estadunidenses coinciden que el TLCAN ha sido mayormente bueno para las economías de sus respectivos países, aun cuando dentro de Estados Unidos hay más apoyo al acuerdo entre demócrata que entre republicanos.

“Al mismo tiempo no hemos visto una caída de apoyo al TLCAN, a pesar de una campaña donde el TLCAN fue un tópico muy prominente donde los candidatos no hablaron de lo bueno del TCLAN sino de cómo iban a renegociarlo”, señaló el investigador del CCGA, Craig Kafura.

“Esto no fue un fenómeno Trump. Todo mundo decidió que el TLCAN era malo”, añadió.

Por comparación, en 2004, el nivel de apoyo al TLCAN era de 44 por ciento entre los mexicanos y de apenas 42 por ciento entre los estadunidenses. Para 2013, 64 por ciento de los mexicanos apoyaba el acuerdo, frente al 52 por ciento de los estadunidenses.

El sondeo, que se divulga en vísperas de una nueva ronda de negociaciones del TLCAN en Canadá, muestra que la población de México y Estados Unidos tienen en general una impresión positiva del comercio internacional, con un nivel idéntico de apoyo de 72 por ciento.

Sin embargo, 75 por ciento de los mexicanos cree que la relación comercial con Estados Unidos es injusta para su país, pero solo 31 por ciento opina lo mismo en el caso de Canadá.

A pesar del punto de vista positivo del TLCAN y del comercio, 65 por ciento de los mexicanos tiene una percepción “algo desfavorable” o “muy desfavorable” de Estados Unidos en la era (del presidente Donald) Trump, comparado con 30 por ciento que mantiene una percepción “algo favorable” o “muy favorable”.

Se trata del porcentaje más alto de una percepción negativa de los mexicanos sobre Estados Unidos desde por los menos 1991.

Por comparación, la percepción más positiva de los mexicanos sobre Estados Unidos era de 78 por ciento durante la presidencia de William Clinton o de 69 por ciento en la era (del presidente Barack) Obama.

“Creo que esto tiene que ver con el hecho de que Trump ha hecho (la relación) una cosa más personal y directa con México”, expresó Kafura . “Lo que hemos visto es una polarización de actitudes”.

En ese sentido lamentó que México está volviéndose un asunto partidista en Estados Unidos, a diferencia de lo que ocurría en la década de los años 70 cuando no había tal distinción.

Un mayor número de mexicanos y estadunidenses coincide que sus gobiernos trabajan en direcciones encontradas en el combate al tráfico de drogas, la seguridad fronteriza, el comercio y el desarrollo, y la lucha contra el crimen organizado. Un menor número cree que trabajan en la misma dirección, según el sondeo,

Duncan Wood, director del Instituto México del Centro Woodrow Wilson, mencionó sin embargo que la presidencia de Trump está teniendo el efecto de que más estadunidenses se interesen en México y se informen de la importancia estratégica de su vecino del sur.

Pero el subdirector del Instituto, Chris Wilson, señaló que la brecha entre la relación oficial entre Estados Unidos y México con la percepción pública de los mexicanos sobre Estados Unidos es un reto para ambos países.