Al ser México un país propenso a fenómenos naturales como sismos y huracanes, es indispensable ayudar a generar una nueva cultura de construcción y mantenimiento que le permita a la población hacer frente a estos problemas.

En entrevista con Notimex, Erika Díaz, directora de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de The Home Depot consideró que en México no existe propiamente dicho una política para hacer frente a estos problemas, aunque si existe una consciencia que surgió a partir del sismo de 1985 y que ha sido la que ha llevado a establecer algunas normas de construcción y de respuesta ante fenómenos de esta naturaleza.

Aun así, la experiencia que nos dejaron los sismos del año pasado nos revelaron que existen aspectos que los mexicanos aún no hemos considerado y que es indispensable tener siempre presentes para ayudar tanto a la construcción de nueva vivienda como al mantenimiento y mejoramiento de las que ya existen.

Y es que en México existe una cultura en la que la gente suele tener una vivienda por 20, 30 y hasta 40 años, y ante ello es indispensable saber qué condiciones deben guardar dichas construcciones, así como el mantenimiento que deben recibir para garantizar su resistencia ante las inclemencias de los fenómenos naturales.

En ese sentido, aseguró que The Home Depot mantiene constantemente talleres de formación “hágalo usted mismo” para ayudar a la gente a que su población cambie su cultura de construcción y mantenimiento de viviendas.

Incluso, a través de las diferentes redes sociales, The Home Depot imparte consejos de construcción, reparación e instalaciones a fin de garantizar que las viviendas de los mexicanos cuenten con los estándares necesarios para garantizar una vida digna y segura.

Además, “hay mucha gente que ya busca información para iniciar sus propios proyectos y nosotros como tienda de retail grande tenemos el compromiso de enseñar al consumidor a fertilizar, a remodelar y a construir”.

Esto es importante si se considera que el mexicano, aunque tiene idea de que vive en una zona geográfica de alto riesgo, no es sino hasta que vive una situación como la que enfrentamos el año pasado que se da cuenta de lo que significa vivir en una zona de riesgo.

“A mi, en particular, en los 10 años que llevo trabajando tema social de Home Depot jamás me había tocado vivir una experiencia de contingencia como la de septiembre del año pasado por los sismos”, lo que me deja claro que “más que tener una consciencia de que vivimos en una zona de peligro, debemos contar con una cultura y una política bien definida”, para hacer frente a situaciones de esta naturaleza, concluyó.