El VII Festival Internacional Divertimento, cuyo objetivo es ampliar en el público la percepción de la música clásica, será inaugurado este 31 de enero en la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ). A partir de ahí se desgranará una serie de conciertos, todos los miércoles hasta el 21 de marzo. La entrada a todas las galas será totalmente gratuita.

Así lo informó en entrevista la estratega y directora general del encuentro, la pianista de talla mundial Monique Rasetti, quien añadió que el Festival congregará un elenco de músicos apasionados por su oficio, “a fin de ofrecer al público momentos inolvidables al escuchar obras maestras y las páginas más hermosas de la música clásica de todos las etapas de la historia universal”.

Anotó que esta iniciativa independiente es impulsada por músicos de cámara poseedores de una depurada técnica interpretativa, quienes seleccionan su propio repertorio, y con el lema “Los clásicos para todos”, los conciertos de la VII temporada sonará con elencos y programas selectos en el Auditorio “Divino Narciso” de la UCSJ, localizada en José María Izazaga 92, Centro Histórico.

Rasetti destacó que serán ocho conciertos, a cargo de los grupos cameristas de  Japón, Estados Unidos, Suiza, Israel, España, Holanda y México, entre ellos, Synergy Guitar Duo, Fourtissimo Percussion Quartet, y la cantante Angélica Minero.

Además de los instrumentistas Manuel Hernández, Naoya Seino, Janet Paulus, Rolando Cantú, Michael Tsalka, Carlos Egry, Gustavo Martín, Eric Cortés y Carlos Salmerón, es decir, un ramillete de artistas que en lo individual o en grupo han mostrado su virtuosismo musical.

En el repertorio figuran compositores de todo el mundo y todos los tiempos, desde J.S. Bach hasta contemporáneos como Xenakis; pasando por Scarlatti, Mozart, Beethoven, Rossini, Gounod, Haas, Ysaÿe, Pasculli, Albeniz, De Falla, Koechlin, Debussy, Ravel, Ponchielli, Andres, Bartók, Esmen, Guastavino, Muczynski, Bozza, Ponchielli, Andres, Poulenc, Montsalvage, Viardot-García, Llobet, Aguado, Vázquez, Brower, Weill, Bernstein y más.

Los músicos organizadores, abundó la pianista, han constituido al Festival Internacional Divertimento como una Asociación Civil que facilita el contacto con diferentes agentes culturales y posibles patrocinadores tanto en México como en el extranjero.

Así, cuenta con un canal en "YouTube" y una página "Facebook" para facilitar el seguimiento de los recitales por las redes sociales, a través de FID Festival Internacional Divertimento.

Con casi tres años de existir, el canal ya ofrece 145 videos gratis y cuenta con seguidores en más de 100 países, abundó Rasetti, para quien la ciencia y la cultura “representan los principales patrimonios de cualquier país”.

Abonó a sus declaraciones que en México, “la mayor parte de los esfuerzos tendientes a promover el desarrollo de nuestra cultura tiene su origen en planes, estrategias y políticas emanadas de organismos gubernamentales”.

Reconoció, sin embargo, que actualmente la crisis por la que atraviesa el país merma la capacidad de esos organismos para apuntalar eficazmente las actividades que demanda nuestro desarrollo cultural.

“Pero la crisis también trae oportunidades, como lo muestran medios de comunicación, universidades, agrupaciones civiles y empresas privadas que ante la situación económica, suman su capacidad e interés para promover arte y cultura”.

Así consideró que este festival ofrece una propuesta novedosa comparada con la de otros de similares características, gracias a su variada programación que amplía la percepción de los horizontes de la música clásica. “En esta ocasión se presentarán al público tanto obras conocidas como otras de gran valor, pero raras veces interpretadas, siendo el principal hilo conductor el entusiasmo de los intérpretes".

Con apenas tres años de existencia, el festival ya es un referente cultural y una plataforma de alcance internacional que permite dar a conocer el talento de los músicos nacionales e invitar a sus pares extranjeros, para generar presentaciones, gratuitas de alto nivel, con el apoyo de la Secretaría de Cultura federal, la Coordinación Nacional de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Universidad del Claustro de Sor Juana.