La Secretarías de Salud y de Educación en el estado llevaron a cabo un diagnóstico de estudiantes de educación básica para conocer la salud mental e identificar posibles conductas de riesgo, a fin de prevenir hechos violentos al interior de los planteles educativos.

En rueda de prensa, los secretarios de Salud, Manuel de la O Cavazos, y de Educación, Arturo Estrada Camargo, señalaron que, a través de la plataforma del Programa Salud para Aprender, se aplicó una encuesta a padres o tutores de 332 mil 533 alumnos de preescolar, primaria y secundaria, y a maestros de más de 74 mil alumnos de secundaria.

De la O Cavazos detalló que el estudio incluyó preguntas sobre el uso de medios electrónicos, conductas de ansiedad, así como el contacto de los menores con el alcohol y el tabaco, lo que permitió realizar una clasificación de bajo, medio y alto riesgo en la conducta de los estudiantes.

Señaló que las encuestas a los padres, tutores o cuidadores permitieron a la Secretaría de Salud identificar que cinco mil 755 alumnos tienen un riesgo alto de presentar una conducta que puede poner en riesgo su salud o la de sus compañeros y en riesgo medio se encuentran 43 mil 990 alumnos.

Refiere que, con un avance de captura de 77 por ciento de las encuestas de más de 74 mil estudiantes de secundaria, la Secretaría de Educación detectó 840 alumnos considerados focos rojos por el riesgo de violencia.

El secretario de Salud manifestó que los alumnos detectados con riesgo alto recibirán atención integral de especialistas a través de los 26 Centros de Atención Primaria en Adicciones (CAPA) y del Hospital Psiquiátrico, con que cuenta la Secretaría de Salud, del Instituto de Salud Mental de la Secretaría de Educación.

También participará la Facultad de Psicología y el Hospital Universitario de la UANL, entre otras demás instituciones, para atención de los alumnos que presentan conductas de riesgo.

Señala que estos grupos de estudiantes que se encuentran en riesgo medio y bajo se trabajará con actividades lúdicas de prevención como talleres y actividades tanto en los planteles educativos como en la comunidad.

"Vamos a mejorar los accesos a los servicios de salud mental, esa es una instrucción de nuestro Gobernador", señaló de la O Cavazos.

"Va a existir vigilancia por parte de los padres y maestros, los papás debemos estar al pendiente de nuestros hijos, con quién se juntan, qué actividades están realizando, si le nota un problema de cambio de comportamiento, si disminuye en las calificaciones, si le nota problemas para conciliar el sueño, si el niño está deprimido o triste, ese niño requiere atención”, refirió.

El funcionario estatal refrió que "los padres debemos estar al pendiente, y también los maestros, es un trinomio: el alumno, el maestro y los padres de familia para en caso de que exista algún trastorno en el comportamiento o en la conducta del niño actuar inmediatamente".

Por su parte, el secretario de Educación, Arturo Estrada Camargo, señaló que la muestra arrojó 15 mil alertas de maestros que percibieron en sus alumnos déficit de atención, trastorno de ansiedad, depresión, hiperactividad y riesgo de violencia.

"Estas son alertas que nos dicen, papás, maestros, directivos, pongamos atención, nuestros niños están en la escuela", manifestó.

"Estamos trabajando arduamente, estamos pidiendo y recurrimos al Congreso del Estado y les dijimos necesitamos recursos para tener más profesionistas que atiendan esta problemática.

"Nuevo León quiere ser el primero, y así lo está haciendo, nosotros trabajamos porque estos problemas de salud, salud emocional para prevenir y que no vuelva a pasar algo como el año pasado".

Este 18 de enero se cumple un año en al que un alumno de 15 años, del Colegio Americano del Noreste, en esta ciudad, abrió fuego contra sus compañeros de escuela y una profesora, para posteriormente darse un disparo para acabar con su vida.