La Misión de Verificación de Naciones Unidas en Colombia condenó hoy el asesinato de dos miembros del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), identificados como Wilman Asprilla Allim y Ansel Montoya Ibarra, el primer ataque mortal del proceso electoral de 2018.

Los dos integrantes de la desmovilizada guerrilla de las FARC fueron asesinados cuando participaban en actividades electorales en el municipio de Peque, en el norocidental departamento de Antioquia, denunció el organismo internacional.

La Misión de Verificación de la ONU expresó su “preocupación por este hecho, el cual constituye el primer atentado mortal en el marco del proceso electoral de 2018”.

La ONU valoró los esfuerzos “iniciales de articulación entre las autoridades civiles y militares, nacionales y departamentales, que se movilizan para esclarecer este hecho. También, insta a todas las instituciones competentes a no escatimar esfuerzos para una pronta investigación y la judicialización de los responsables”.

El organismo exhortó a las autoridades locales a que tomen las medidas necesarias para garantizar el libre ejercicio de los derechos políticos durante el proceso electoral.

“En las zonas más afectadas por el conflicto y en el marco de su mandato, la Misión prestará particular atención a las garantías de seguridad para todos los participantes de la contienda electoral independientemente de su afiliación política”, subrayó el organismo.

Las FARC dejaron las armas en agosto pasado en cumplimiento del Acuerdo de Paz con el gobierno colombiano en noviembre de 2016 e iniciaron su conversión a partido político con todos los derechos estipulados en la Constitución de 1991.