Las formaciones independentistas asumieron hoy la mayoría de la Mesa Directiva del Parlamento de Cataluña, en el noreste de España, al asegurarse cuatro de sus siete asientos de cara a elegir en las próximas semanas un nuevo presidente de la Generalitat.

La nueva legislatura surgida de las elecciones del 21 de diciembre pasado, en las que los partidos que apoyan la independencia ganaron la mayoría absoluta, se constituyó este miércoles, y eligió a Roger Torrent, de Esquerra Republicana de Cataluña, como nuevo presidente.

Con los votos independentistas logró 65 apoyos, sobre los 56 de José María Espejo, de la centroderecha Ciudadanos y que contó con el apoyo de los parlamentarios contrarios a la independencia como Partido Socialista, Partido Popular y Ciudadanos.

La izquierdista Cataluña En Común-Podemos votó en blanco y con ello permitió el resultado a favor de Torrent, que llevará a Josep Costa (de la independentista Juntos por Cataluña) como vicepresidente primero; seguido de Espejo en la segunda vicepresidencia.

Como secretarios quedaron Eusebio Campdepadrós, de Juntos por Cataluña; David Pérez, del Partido Socialista; Joan García de Ciudadanos; y Alba Bernés de ERC, por lo que quedan sin representación en la mesa el Partido Popular, Cataluña en Común-Podemos y los anticapitalistas de la Candidatura de Unidad Popular.

Tras este primer paso, la cámara deberá convocar a las formaciones al debate de investidura antes del 31 de enero, para la que los independentistas apoyan al expresidente catalán destituido por el proceso independentista de octubre pasado, Carles Puigdemont, quien se encuentra en Bruselas, Bélgica, desde el año pasado.

El gobierno español y los servicios jurídicos del Parlamento catalán han advertido que si Puigdemont quiere ser investido debe someterse personalmente a una votación, aunque el político descarta salir de Bruselas para no ser detenido por los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos que se le atribuyen por el proceso independentista.