Impugna exmujer de Berlusconi sentencia que la obliga a pagar 55 mdd

Verónica Lario, segunda esposa de Silvio Berlusconi, presentó una impugnación ante la Corte Suprema contra la sentencia que la dejó sin pensión tras divorciarse del ex primer ministro italiano y la...

Verónica Lario, segunda esposa de Silvio Berlusconi, presentó una impugnación ante la Corte Suprema contra la sentencia que la dejó sin pensión tras divorciarse del ex primer ministro italiano y la obliga a devolverle al menos 45 millones de euros (unos 55 millones de dólares).

La agencia Radiocor informó que Lario, de 61 años de edad, notificó a la Corte Suprema el recurso contra el veredicto del Tribunal de Apelaciones de Milán, que en noviembre de 2017 dictaminó que no tenía derecho a la pensión de 1.4 millones de euros (1.7 millones de dólares) mensuales que le pagaba Berlusconi.

Ese mismo tribunal también estableció que la señora debe devolver al expremier, de 81 años de edad, entre 45 millones y 60 millones de euros (55 millones y 74 millones de dólares) recibidos a partir de febrero de 2014.

La sentencia se basó en un fallo de la Corte Suprema, que en marzo de 2017 negó una pensión por divorcio a la exesposa del exministro de Economía, Vittorio Grilli, bajo el argumento de que la señora era autosuficiente.

En el caso de Lario, el Tribunal de Apelaciones de Milán dijo que cuenta con una liquidez de unos 16 millones de euros (unos 20 millones de dólares) y un patrimonio total cercano a los 300 millones de euros (368 millones de dólares), además de que los tres hijos que tuvo con Berlusconi son mayores de edad y millonarios.

La abogada de Lario, Cristina Morelli, había calificado el veredicto del tribunal milanés como “profundamente injusto” y, según Radiocor, presentó una impugnación ante la Corte Suprema en el plazo previsto de 60 días.

Se trata de un capítulo más de la guerra entre el expremeir y Lario, una exactriz cuyo verdadero nombre es Miriam Raffaella Bartolini y quien en 1980 conoció y se enamoró de Berlusconi cuando actuaba en un teatro en Milán, propiedad del también magnate de los medios de comunicación.

La pareja se casó en 1990, cuando ya habían nacido sus tres hijos, y en 2009 Lario anunció en una carta publicada en los medios su intención de separarse de Berlusconi, al que acusó de mantener relaciones con menores de edad.

En 2014 la sentencia de divorcio abrió la guerra económica entre los excónyuges, sin que por ahora se haya llegado a un acuerdo definitivo.