Por la omisión de actuación de las autoridades municipales y estatales en el linchamiento de dos hermanos por pobladores de Ajalpan, Puebla, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la Recomendación 78/2017 al gobernador José Antonio Gali y a los integrantes del Ayuntamiento de ese municipio.

La Comisión Nacional encontró que con la omisión de actuación de las autoridades en ese linchamiento se violaron los derechos humanos a la seguridad jurídica y a la vida de las víctimas, se informó en un comunicado.

La recomendación deriva de los hechos registrados el 19 de octubre de 2015, cuando ambos hermanos, que laboraban en una empresa encuestadora, realizaban un estudio de los hábitos de compra y consumo de tortilla de maíz en el municipio de Ajalpan.

Su actividad resultó sospechosa para un grupo de personas, quienes solicitaron la presencia de la policía municipal, por lo que se esparció el rumor de que se trataban de “secuestradores de niños”.

Ante ello, la turba ingresó a la comandancia ubicada en el Palacio Municipal -donde habían sido trasladados previamente-, en busca de los agraviados, quienes fueron llevados por los policías a la azotea, hasta donde llegaron los pobladores que los bajaron para golpearlos y, finalmente, prenderles fuego.

En el evento también resultaron policías lesionados, robo de armamento oficial y daños a la presidencia municipal.

Al día siguiente, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla inició de oficio el expediente 6531/2015 por tales hechos.

Tras concluir su investigación, constató la omisión de la autoridad municipal, que no solicitó apoyo a corporaciones de seguridad pública de municipios aledaños y a la Policía Estatal.

Además de no adoptar a tiempo las medidas necesarias y pertinentes para la protección de las víctimas, permitiendo el ingreso y permanencia en las instalaciones municipales de personas que alteraron el orden público, lo que trajo como resultado la pérdida de dos vidas.

Entre otras irregularidades, se documentó que al arribo de la Policía Estatal a la presidencia de Ajalpan, uno de los jóvenes se encontraba con vida, y al ser agredidos y replegados por la multitud, los elementos estatales no realizaron mayores acciones para el rescate de la víctima.

La CNDH solicitó al gobernador de Puebla y al Ayuntamiento de Ajalpan realizar la inscripción de los familiares de las víctimas en el Registro Nacional de Víctimas (Renavi), a fin de que accedan en lo conducente a la reparación integral del daño.

También pidió colaborar con el seguimiento de las denuncias y quejas que se presenten ante la Secretaría General del Congreso del Estado, la Fiscalía General, la Secretaría de la Contraloría y la Dirección de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Pública.

Esta Recomendación, que ya fue debidamente notificada a sus destinatarios, puede ser consultada en la página www.cndh.org.mx.