La principal formación política kurdo-siria, el Partido de la Unión Democrática (PYD), pidió hoy a la comunidad internacional impedir la operación militar de Turquía sobre la región de Afrin, en el norte de Siria y en la frontera turca, donde Ankara ha desplegado tropas y vehículos blindados.

“Instamos a las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad a actuar de inmediato y hacer lo necesario para garantizar la seguridad en áreas en poder de las fuerzas kurdas en el norte de Siria, tanto al oeste como al este del Éufrates”, informó el comité ejecutivo del PYD en un comunicado.

Además, llamó a la comunidad internacional, a todas las organizaciones de la sociedad civil y a las instituciones legales y de derechos humanos que asuman sus responsabilidades con el más de un millón de personas que residen en Afrin.

Asimismo, el PYD exhortó a los kurdos que viven en Europa y a las fuerzas democráticas con el objetivo de que alcen su voz para que el mundo conozca “la resistencia de Afrin”.

“Afrin no estará solo, porque todas las ciudades y pueblos de Royava (como los kurdos denominan el Kurdistán sirio) y del noreste de Siria permancerán unidos contra quienes van en contra de la voluntad del pueblo y sus demandas legítimas”, aseveró.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha amenazado con lanzar “pronto” una operación militar contra las milicias kurdas-sirias en las regiones de Afrin y Manbij, en el norte de Siria, en respuesta a los planes de Estados Unidos de crear una fuerza fronteriza de 30 mil efectivos, entre ellos combatientes kurdos y árabes.

La coalición internacional dirigida por Estados Unidos anunció el domingo pasado la creación de una “Fuerza de Seguridad Fronteriza” en coordinación con los combatientes kurdos y árabes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), con el objetivo de impedir que resurja el Estado Islámico (EI).

Las Fuerzas Armadas turcas ya han desplazado tanques y tropas a su frontera con Afrin (noroeste sirio) y pronto lo harán en la región de Manbij, al oeste del río Éufrates, dominada por las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG), aliadas de Estados Unidos contra el EI, pero que Ankara considera “terroristas”.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) confirmó este miércoles que tropas y blindados turcos se han desplegado a lo largo de la frontera con Siria frente a la ciudad de Afrin, controlada por kurdos-sirios.

El despliegue abarca también el paso que conecta las zonas que están en poder de las FDS, que luchan contra el EI en Siria, con las controladas por los grupos rebeldes sirios aliados de Ankara.

El canciller turco Mevlüt Cavusoglu advirtió este miércoles a Estados Unidos que Ankara atacará a las milicias kurdas sirias, las YPG, a pesar de ser aliadas de Washington en Siria, porque las considera una rama del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda de Turquía.

En declaraciones a la agencia turca de noticias Anadolu tras entrevistarse con su colega estadunidense, Rex Tillerson, en Vancouver (Canadá), donde ambos participan en una cumbre sobre Corea del Norte, Cavusoglu precisó que la operación militar turca no sólo abarcará Afrin, sino también Manbij y el este del Éufrates.