Personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró 26 piezas de madera en rollo con un volumen de 8.69 metros cúbicos en el Área de Protección Flora y Fauna Nevado de Toluca, ubicada en el municipio de Zinacantepec, Estado de México.

Durante uno de los recorridos de inspección y vigilancia en el Área Natural Protegida (ANP), se detectó el recurso maderable del género oyamel (Abies religiosa) en una brecha en el kilómetro 26 de la carretera federal Toluca-Temascaltepec, en el paraje conocido como “La Pañuela”.

En la inspección física del producto, no se encontró evidencia sobre su aprovechamiento legal ni a persona alguna que se hiciera responsable de las piezas de madera, que se encontraba lista para ser cargada.

La madera fue depositada en el almacén de bienes asegurados de la Protectora de Bosques del Estado de México con fundamento en el Artículo 161, Fracción I, de la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS).

Esa legislación prevé una multa de 100 a 20 mil Unidades de Medida y Actualización vigente, la amonestación y el decomiso de las materias primas forestales obtenidas, al carecer de la documentación o los sistemas de control establecidos para acreditar la procedencia y aprovechamiento de materias primas forestales.