Agentes inmobiliarios improvisados realizan más acciones de compraventa

Sólo 40 por ciento de las transacciones inmobiliarias de compra-venta que se hacen a través de intermediarios, las realizan profesionales capacitados, estimó el director de mercadotecnia de...

Sólo 40 por ciento de las transacciones inmobiliarias de compra-venta que se hacen a través de intermediarios, las realizan profesionales capacitados, estimó el director de mercadotecnia de Inmobiliaria RE/MAX México, Jorge Letayf.

En entrevista con Notimex, expuso que el resto de las operaciones, equivalentes a 60 por ciento, implica un riesgo para los propietarios de los inmuebles, ya que al poner en manos de inexpertos su patrimonio se exponen a perderlo.

“Somos muy tendenciosos a confiar en el primo, en el tío o el amigo sin saber que prácticamente le estás poniendo en sus manos tu patrimonio. Y si algo sucede mal en esa operación inmobiliaria, el propietario difícilmente tendrá un respaldo de un equipo de abogados, notarios o fiscalistas que los respalden”, aseguró.

Es difícil, indicó, que un asesor inmobiliario independiente cuente con capacitación constante, a diferencia, por ejemplo, de RE/MAX México, cuando sus vendedores acceden a capacitación desde el primer momento que ingresan.

“A través de nuestras 120 oficinas en el país, nuestros profesionales inmobiliarios tienen acceso a capacitación todo el tiempo. Es difícil que un asesor inmobiliario independiente tenga el mismo nivel de capacitación que el de una empresa grande”, insistió.

Por su parte, el gerente comercial y de operaciones de la empresa inmobiliaria “Previsión Legal”, Erick Pérez, coincidió en que lamentablemente muchas personas se dedican a la venta de inmuebles “porque se quedaron sin chamba o porque lo consideran como la única opción”.

En este marco, consideró que la capacitación permanente es vital para ser un profesional inmobiliario y coincidió en que alrededor de 60 o 65 por ciento que se dedica a ser intermediario en el negocio inmobiliario son personas improvisadas y sin capacitación.

“Lamentablemente en el mercado, la mayoría de quienes se dedican a esto están en esa situación de ser improvisados, porque saben que es un negocio noble y muy rentable, porque cobras en comisión 5.0 por ciento por una venta de cinco millones. Pero lo que no saben es que no es un negocio de venta, sino de prestación de servicios, lo que es una gran diferencia”, precisó.

Insistió también en que el riesgo es mucho al estar en juego el patrimonio que es resultado del producto de trabajo de muchos años de una persona, o a veces de toda una familia, aunado a que la gran mayoría de las veces la venta no se concreta porque el agente inmobiliario no llevó a cabo el proceso de manera correcta.