Un incendio en la casa de la actriz Ashley Greene se ha saldado con la muerte de uno de sus dos perros, que no pudo escapar de las llamas.

Al parecer, el fuego fue provocado por una vela, que cayó sobre un sofá y propagó el incendio por toda la casa, como cuenta TMZ. Greene, que estaba en su vivienda cuando ocurrieron los hechos, no resultó herida.

En la vivienda de la protagonista de Crepúsculo, situada en un edificio en West Hollywood (Los Ángeles), se encontraban junto a ella su novio y su hermano, que abandonaron el lugar sin mayores problemas.

Estos últimos, al percatarse de que los dos perros de Greene no habían salido del piso, regresaron a por ellos, pero sólo pudieron socorrer a uno de ellos.

El cuerpo del animal fallecido, de raza Fox Terrier, fue entregado por los bomberos a Ashley Greene envuelto en una sábana. La actriz se mostró inconsolable tras confirmarse así la muerte de su mascota