El precandidato del PRI a la Jefatura de Gobierno capitalino, Mikel Arriola, afirmó que “sería muy sano” para la convivencia democrática en la ciudad que las autoridades “nos garanticen un proceso electoral pacífico” y se pronunció por dialogar con la gente sin confrontaciones.

Pidió que las autoridades aseguren la tranquilidad de todos, no sólo de los precandidatos, ya que en los mítines se ven con frecuencia niños y adultos mayores quienes corren un mayor riesgo.

“Las reuniones políticas tienen que ser intercambios de ideas, algo pacífico, tenemos que ir para que compitamos con igualdad de circunstancias pero sobre todo con seguridad para todos los que van”, puntualizó.

El aspirante a la candidatura del PRI al gobierno local, desarrolló diversas actividades proselitistas en Coyoacán, donde en días pasados ha habido enfrentamientos entre simpatizantes del PRD y Morena en actos de este último partido.

Por la mañana, Arriola Peñaloza corrió más de ocho kilómetros en Los Viveros, desayuno las tradicionales tostadas en el mercado, caminó por las calles del centro de Coyoacán, conversó con vecinos y visitantes, y recomendó “platicar con la gente, darle la cara y no confrontar”.

En el trayecto del mercado hacia la plaza principal las señoras Rosa María Espinosa y María del Carmen Martínez le hicieron ver la urgencia de hacer algo pronto ante los actos de corrupción y los robos violentos que se registran en la demarcación.

Mikel Arriola ofreció “poner orden”, gobernar con honradez y transparencia, recordó que otras personas previamente le pidieron llevar hasta el fondo las investigaciones que hay contra funcionarios cuestionados por haber otorgado, de manera indebida, permisos de construcción.

Reconoció que se debe atender urgentemente el problema de seguridad y no sólo en las elecciones sino en la vida cotidiana.

Señaló que Coyoacán se ve ahora muy distinta a una delegación tradicional, pues “lo que vemos hoy en sus colonias es un aumento muy preocupante de inseguridad, que se ha incrementado 10 por ciento el último año”, por lo que planteó un sistema de alarmas de seguridad que sí funcionen, no como las actuales que no sirven.

Más tarde, se trasladó a Xochimilco para reunirse con cientos de priístas, quienes le manifestaron su preocupación por la contaminación del agua; y se pronunció por “ganarle espacio a la zona rural chinampera, porque además tiene un alto valor agregado”.

Anotó que se debe empezar por recuperar las plantas de tratamiento y generar un proyecto de presa para realimentar el manto.