Lo que se observa hoy en el Patio de Los Leones, el espacio abierto más grande del Museo Nacional de Arte (Munal) evoca imágenes de las galerías y centros de arte más importantes de Viena, Londres, Suecia, Estocolmo, París, Singapur, Madrid o Tokio: cientos de personas tomando clases de dibujo anatómico, paisaje y retrato.

Esta actividad corona las jornadas que han tenido lugar en torno a la muestra “Discursos de la piel” del pintor mexicano Felipe Santiago Gutiérrez (1824-1904) que mañana 14 de enero concluye su estancia en el recinto capitalino.

Aarón Polo López, subdirector del Comunicación del Munal, explicó a Notimex que dentro de la serie de actividades hubo talleres de dibujo, con modelos, paisajes, desnudos y casi todos los tópicos que Felipe Santiago Gutiérrez abarcó. Eso, dijo, con la finalidad de recrear los ejercicios que ese pintor desarrolló durante su vida artística, dentro y fuera de este país.

El maratón, en el que participan aficionados, principiantes y profesionales practicando el paisaje, el retrato y el dibujo anatómico, cuenta con la guía de los maestros Ana Medrano, Eduardo Barrera, Yadira Cedillo, Guillermo Rosas, Anahi Galaviz, Emerson Balderas, Sarahid Cortés, Saulo Díaz, Javier Capetillo y Darío Meléndez, explicó el entrevistado.

Polo López destacó que se busca revalorar el dibujo y el retrato. “Las exposiciones que se montan en la Ciudad de México no son tan favorecidas en materia de asistencia de público, por eso, con estos talleres y hoy con el maratón, sensibilizamos a la gente en la práctica, la valía estética y el conocimiento que implica realizar un retrato”.

Los talleres se desarrollaron dentro de salas del museo durante todo el periodo de la exposición “Discursos de la piel”, del 12 de septiembre pasado a mañana 14 de enero. “El cierre es el maratón que hoy celebramos, de las 10:00 a las 20:00 horas. Está abierto a todo público, sin requisitos de ningún tipo, basta con asistir, inscribirse y participar, además es gratuito.

Hay dos categorías: Avanzados o profesionales (con algún grado de estudios de pintura o dibujo) quienes iniciaron a las 10 de la mañana y a ver quién o quiénes aguantan 10 horas dibujando. Por otro lado, los Aficionados llegan a la hora que desean para permanecer el tiempo que ellos decidan, antes o después de ver la exposición que, tiene costo de acceso.

El maratón inició con 350 participantes y hacia el mediodía el número había crecido considerablemente. Lo anterior tiene lógica y memoria histórica, pues la primera forma de comunicación desde los albores de la humanidad es el dibujo. Se sabe que el hombre realizó dibujos antes que libros, música, o cualquier otra manifestación artística.

De acuerdo con el subdirector del Comunicación del Munal, el medio de comunicación primigenio son las imágenes. “Apostamos por esa práctica, llevándola desde la manera más sencilla, natural y orgánica, hasta un nivel en verdad avanzado, con conocimiento del entorno, la introspección del trazo de la línea y más aspectos del dibujo más profesional”.

Explicó que la estrategia no es equivocada, porque la convocatoria tiene una respuesta muy amplia, lo que demuestra que este tipo de ejercicios son muy buenos y sumamente necesarios. “Como cereza de pastel de este maratón, está el edificio que ocupa el museo, hermoso palacio que revive el ambiente en el que trabajó Felipe Santiago Gutiérrez”.

Al recorrer los huecos y pequeños espacios entre participante y participante, se comprobó que cada uno de esos artistas del siglo XXI toma muy en serio lo que está haciendo. Si bien esta es una actividad recreativa, cada quien la toma con la seriedad debida. Todos atienden las indicaciones de los maestros, siguen sus instrucciones y ejecutan sus trazos.

Con todo esto, el Munal genera y ofrece nuevas herramientas para que el público aprenda a apreciar los valores estéticos de un artista como Felipe Santiago Gutiérrez o cualquier otro. “El maratón fue pensado para cerrar la exposición, pero la respuesta del público nos hace replantear dinámicas y programas en torno a las siguientes exposiciones”, concluyó.