La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó el peritaje a tres ejemplares de vida silvestre que fueron asegurados precautoriamente por elementos de la Fuerza Única Jalisco y puestos a disposición del Ministerio Público de la Federación (MPF) en la ciudad de Guadalajara.

En un comunicado, dijo que, en atención a una solicitud recibida de parte del MPF, inspectores de la dependencia en Jalisco acudieron a las instalaciones de la PGR para realizar el peritaje correspondiente.

Los ejemplares de fauna silvestre fueron detectados por elementos de la Fuerza Única Jalisco en un filtro carretero, mientras eran transportados sin la documentación oficial que acreditara su legal procedencia, motivo por el cual procedieron a realizar el aseguramiento precautorio.

Al arribar a la sede del MPF, el personal de la Profepa identificó dos ejemplares de tucán pico de canoa (Ramphastos sulfuratus), uno de ellos con cinta adherente en el pico, así como un ejemplar de mono aullador (Alouatta spp.).

Al realizar la revisión física de los animales, se determinó que los tres presentaban un cuadro menor de desnutrición, además de que no contaban con ningún sistema de marcaje para determinar su origen y legal procedencia.

Por lo anterior, y ante la falta de documentos oficiales que acreditaran su legal procedencia, se realizó el traslado de los ejemplares en coordinación con el Comité de Vigilancia Ambiental Participativa (CVAP) "Unidad de Rescate de Fauna Silvestre" de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, a una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) para su rehabilitación y posible reintroducción a sus hábitats.