El Museo Histórico Cabildo de Montevideo, Uruguay, labora a partir de nuevas propuestas museográficas, como modelos educativos, de género y otros, propiciando la reflexión, generación de conocimientos y el acercamiento y retroalimentación con los visitantes.

Así lo explicó este día a Notimex la directora de ese recinto, Rosana Carrete, al anotar que la idea es posicionarse como gran espacio innovador que dinamice la interacción entre los ámbitos educativo, cultural y artístico de Montevideo, estableciendo entre sus objetivos varios aspectos.

Entre ellos, ofrecer propuestas museográficas, espacios dialógicos y curadurías que hagan reflexionar a todo público, generando conocimiento en torno a las narrativas históricas que construyen identidad. Así, las actividades acercan al espectador a una experiencia en la que por medio de lo intelectual y lo lúdico, se fomenta la curiosidad y el juicio crítico.

Entrevistada en el marco de su conferencia “Curaduría educativa desde una mirada de género”, que impartió en el Museo Nacional de Arte (Munal), Carrete mencionó que con la aparición de la internet y las redes sociales, el conocimiento en el siglo XXI se caracteriza por el predominio de la cultura digital y la naturaleza provisional del texto en pantalla, ante lo cual la innovación es ineludible.

De esa manera, continuó, la propuesta educativa del museo intenta favorecer la integración de los estudiantes a través de computadoras personales, que se suman al uso de didácticas tradicionales como exponer piezas “tocables”. El objetivo, entonces, “es disminuir la brecha de expectativas entre los intereses del visitante y el museo mismo”, dijo.

Señaló que en un presente marcado por la cultura de la inmediatez, con sus nuevos paradigmas culturales, se hace imprescindible proyectar una reestructuración profunda de las propuestas educativas, adecuadas a las nuevas formas de aprender, “que demandan también nuevas concepciones de lo que se entiende en colectivo por enseñanza”, subrayó.

El desarrollo de los temas de enseñanza en ese museo lo posiciona ya como otro espacio educativo y de socialización, donde se generan condiciones óptimas para la integración y la convivencia. “Se trata de una redefinición del museo, de su rol en la comunidad, y su potencial como entidad transformadora en la vida cotidiana de las personas”, destacó.

Anotó que en 2017, un total de siete mil 340 estudiantes y visitantes de todos los niveles educativos participaron de las actividades didácticas del Museo Histórico Cabildo. Para una mejor planificación de la actividad, se pide al público que si desea focalizar su visita especialmente en alguna de las exposiciones vigentes, lo haga saber a las autoridades y personal del recinto uruguayo.

La entrevistada puso en relieve que uno de los objetivos del museo es diseñar posibles conexiones entre su propuesta curatorial y el público al que va dirigida, mediante relatos que involucren y generen reflexión, conocimiento y experiencia. “Presentamos narrativas y visibilizamos conflictos que conectan nuestro pasado con nuestro presente”, abundó.

Mencionó que los relatos, escritos y orales, “nos introducen privilegiadamente y en primera persona en las distintas temáticas planteadas. Legados familiares hacen a la comunidad partícipe de la propuesta curatorial del Museo Histórico Cabildo. Así se han montado exposiciones con objetos del público, como vestidos, y artículos de uso cotidiano y de ornato.

"Varios proyectos han dejado en ese museo la idea del espacio dialógico, con curadurías que revisan o enfocan desde otros lugares las narrativas históricas, proponiendo nuevas lecturas a partir del análisis y la relación entre imagen, palabra y piezas del acervo. De tal forma que hemos logrado que la comunidad participe en diversas propuestas expositivas”.