El gobernador de Tabasco, de filiación perredista, aseguró que Tabasco no ha recibido un trato diferenciado por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y no se le debe cantidad alguna al estado de las ministraciones de recursos.

Lo que ha sucedido, dijo, es que cayó la recaudación y les ha afectado a todos los estados y a municipios en las participaciones, pero que sea por una razón política de la federación “no lo encuentro”.

Sobre el caso del estado de Chihuahua, dijo entender que es por una situación excepcional sobre cómo encontró el nuevo gobierno estatal las finanzas públicas en esa entidad.

Expuso que la caída en la recaudación nacional es secuela de la debacle petrolera por la caída del precio y de la producción, sobre todo en estados como Tabasco donde generó un impacto en el resto de las actividades económicas.

Al haber desempleo, expuso, se cayó el Impuesto Sobre la Renta y el Impuesto Sobre Nómina y por lo tanto la gente compra menos y eso genera menos recaudación del Impuesto al Valor Agregado.

Indicó que en algunos casos de instituciones del sector educativo, por alguna razón se difirió la ministración de aportaciones federales, pero la víspera se depositó el recurso correspondiente al Colegio de Bachilleres de Tabasco y así pagar a los trabajadores las prestaciones del pasado fin de año.

Detalló que en instituciones de educación superior que tenían convenios con Petróleos Mexicanos (Pemex) para realizar prestaciones de servicios especializados, se concluyó por disposición de la Auditoría Superior de la Federación y problemas de ingresos de la empresa productiva del Estado.

Lo anterior ocasionó menos ingresos a las instituciones educativas que no correspondieron con el ajuste en el gasto con la misma celeridad.

En relación con la petición del sector empresarial de Tabasco para integrar un plan emergente de reactivación económica, refirió que hay conversaciones con autoridades de las secretarías de Economía y de Hacienda federal.