La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, aseguró que si hay algo que caracteriza a la obra de David Alfaro Siqueiros (1896-1974) es su vigor, profundidad e incesante búsqueda de lo nuevo, como ocurre con el mejor arte moderno.

 La funcionaria expresó lo anterior durante la ceremonia que se realizó para conmemorar el 44 aniversario luctuoso de David Alfaro Siqueiros en la Rotonda de las Personas Ilustres del Panteón Civil de Dolores, la cual fue musicalizada por la violonchelista Natalia Pérez Turner, quien interpretó fragmentos de obras de compositores como Serguei Prokofiev y Leo Brouwer.

“En el Instituto Nacional de Bellas Artes vemos en ceremonias como esta la expresión más sincera del reconocimiento que se les debe a nuestros creadores”, aseguró Lidia Camacho.

Agregó que con este tipo de actos se reitera, además, el compromiso con la comunidad artística y la sociedad mexicana en su conjunto de seguir resguardando celosamente la obra de los grandes maestros del arte nacional y concentrando todos los esfuerzos para el mayor y mejor conocimiento de su herencia intelectual y moral, que a todos nos pertenece y beneficia.

“El Instituto Nacional de Bellas Artes y quienes dentro de él se consagran a la conservación, la difusión y la promoción de la obra y el pensamiento del maestro Siqueiros no han desatendido su labor. Su pintura mural y de caballete se revisa con la frecuencia requerida para mantenerla en óptimas condiciones y exhibirla dignamente en el país y el extranjero, con la preocupación especial de acercarla a las nuevas generaciones”.

Recordó que la producción plástica de David Alfaro Siqueiros ha dado pie a importantes muestras como “Por un arte al servicio del pueblo. Frente Nacional de Artes Plásticas” (1952-1961), exhibida en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

Así como “El retorno del realismo. Siqueiros y la neovanguardia” (1958-1974), en la Sala de Arte Público Siqueiros; “Pinta la Revolución. Arte moderno mexicano, 1910-1950”, en el Museo del Palacio de Bellas Artes, y “Orozco, Rivera y Siqueiros. Modernidad en México, 1910-1966”, en el Museo de Arte de Lima, en Perú.

En las guardias de honor frente a la lápida del pintor participaron también la coordinadora nacional de Artes Visuales del INBA, Magdalena Zavala; la directora de la Sala de Arte Público Siqueiros y La Tallera, Taiyana Pimentel; los embajadores de la Federación Rusa y de la República Argentina en México, Eduard Malayan y Daniel Chuburu, respectivamente, y el titular del Archivo Histórico de la Ciudad de México, Carlos Ruiz Abreu, así como familiares del artista y estudiantes de la Escuela Primaria David Alfaro Siqueiros y del CETIS núm. 2 David Alfaro Siqueiros.