Autor de la célebre novela "Ulises", el escritor irlandés James Joyce, quien es recordado a 77 años de su muerte, ocurrida el 13 de enero de 1941, ganó reconocimiento gracias a su agudeza psicológica y a sus innovadoras técnicas literarias que lo llevaron a ser considerado uno de los escritores más importantes del siglo XX.

De acuerdo con sus críticos, sólo una genialidad como la de James Joyce podría moldear un relato que estuviera a la altura de su “Ulises” o “Finnegans Wake”.

Joyce nació el 2 de febrero de 1882 en Dublín, Irlanda, en una familia arraigada a la tradición católica. Hijo de un alcohólico, negligente y deudor de dinero, quien se dice fue el modelo del personaje Earwicker de su novela “Finnegans Wake”.

Estudió con los jesuitas, y en la Universidad de Dublín. De acuerdo con la página especializada "biografiasyvidas.com", en 1902 se instaló en París, con la intención de estudiar literatura.

Sin embargo, en 1903 regresó a Irlanda para dedicarse a la enseñanza. Fue en 1907 cuando editó su primer libro, el volumen de poemas "Chamber Music" y en 1912 regresó a su país con la intención de publicar una serie de 15 relatos cortos dedicados a la gente de Dublín. "Dubliners" apareció a finales de 1914.

Joyce publicó su primera novela en 1916, bajo el nombre de "Retrato del artista adolescente", en ella, dota a su personaje principal de elementos y anécdotas que corresponden a su juventud y vida familiar, haciendo de esta obra un retrato autobiográfico.

La página de internet "biography.com" indica que fue en 1922 cuando publicó una de sus obras más reconocidas "Ulises". La novela narra la historia de tres personajes y cómo la vida de la ciudad se desarrolla a su alrededor.

Sin embargo, el personaje de Ulises apuntó a ser una recreación moderna de Homero de "La Odisea". En "Ulises", Joyce lleva aún más lejos la técnica del monólogo interior, como medio para retratar a los personajes, combinándolo con el empleo del mimetismo oral y la parodia de los estilos literarios como método narrativo global, explica la página de internet "epdlp.com".

"Finnegans wake" fue presentado en 1939, considerada su última y más compleja obra, en un intento de encarnar en la ficción una teoría cíclica de la historia. La novela está escrita en forma de una serie ininterrumpida de sueños que tienen lugar durante una noche en la vida del personaje principal.

Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), se trasladó de nuevo a Zurich, donde murió a los 59 años, el 13 de enero de 1941, en el Hospital Schwesternhause von Roten Kreuz, a causa de una peritonitis.