La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), explicó que existen diferentes tipos de fraudes, por lo que compartió las variantes de este delito.

El organismo supervisor refirió que con el “Phishing”, los delincuentes se hacen pasar por una institución financiera y envían un correo electrónico, indicando un error en la cuenta bancaria o una transacción retenida, por lo que pide ingresar datos a ligas falsas para obtener la información confidencial.

En el caso del “Vishing”, los criminales llaman por teléfono y fingen ser empleados de una institución financiera y argumentan un error con la cuenta y a través de una liga enviada por un mensaje de texto, solicitan datos personales.

La clonación de tarjetas mediante artefactos que roban información confidencial es llamada “Skimmer”, puntualizó la Condusef.

Otro de los fraudes más comunes es el "Pharming", que consiste en redirigir a una página de internet falsa mediante ventanas emergentes para robar información; estos sitios muestran leyendas como “Error en el sistema. Para solucionarlo da clic aquí" o indican que se es ganador de un premio o sorteo.

Los fraudes del comercio electrónico, se refieren a la sustracción de datos personales, contraseñas, nombre de usuario o número de tarjetas de crédito que pueden prestarse al robo de identidad, al momento de realizar compras en la web.

En los cajeros automáticos se da un robo llamado “Tallado”, el cual consta de ofrecer ayuda a personas a utilizar el cajero automático, con un movimiento rápido cambian la tarjeta de las víctimas, despojándolos también de su NIP o número de seguridad.

Finalmente, la Comisión recordó que existen otros tipos de tipos de fraude a través de los créditos exprés, las pirámides, trashing, alteración de cheque, correo basura, smishing, extorsión a domicilio y la clonación de tarjetas, por lo que instó a poner atención al momento de realizar cualquiera de los transacciones mencionadas.