El presidente de Irán, Hasán Rohaní, afirmó hoy que su pueblo tiene derecho de protestar y es completamente libre de expresar sus críticas al gobierno conforme a la Constitución, pero sus acciones no deben conducir a la violencia, en su primera reacción pública tras cuatro días de manifestaciones.

Ante una sesión del gabinete, Rohaní indicó que Irán es una nación libre y, según las leyes constitucionales, la gente tiene derecho a protestar, pero las demostraciones de violencia deberían hacer que el pueblo “se preocupe por sus vidas y su seguridad”, según medios iraníes.

“La crítica no es lo mismo que la violencia y destrozar los bienes públicos”, dijo el mandatario, agregando que los “órganos del gobierno deberían proveer espacio para la crítica legal y las protestas”.

Asimismo, rechazó los recientes comentarios del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en apoyo de las protestas antigubernamentales y señaló que “aquellos que llamaron a los iraníes terroristas no tienen nada que simpatizar con nuestra nación”.

En su cuenta de Twitter, el presidente Trump escribió la noche del viernes “llegan muchos reportes de protestas pacíficas de ciudadanos iraníes cansados de la corrupción del régimen y su despilfarro de la riqueza de la nación para financiar el terrorismo en el extranjero”.

“El gobierno iraní debería respetar los derechos de su gente, especialmente su derecho a expresarse. El mundo le está observando”, tuiteó Trump con respecto a las protestas.

Varias ciudades de Irán han sido escenario de protestas desde el jueves pasado por actual situación económica y la inflación, aunque las autoridades atribuyen la organización de estas manifestaciones a grupos opositores que tratan de desestabilizar al gobierno del presidente Rohaní.

Al menos dos personas han muerto y al menos 200 fueron detenidas la víspera en el marco de las protestas contra las políticas económicas del gobierno, las cuales parecen ser más grandes en la república desde las protestas que siguieron a las elecciones presidenciales de 2009, calificadas por la oposición como fraudulentas.