El Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (INEHRM) lanzó al mercado editorial el libro “La Ciudad de México durante la época constitucionalista”, de Francisco Ramírez Plancarte, quien fue miembro de los batallones rojos que apoyaron al constitucionalismo en la guarnición capitalina.

Los hechos descritos con extraordinario realismo y fidelidad por el autor, señalan que en 1915 la Ciudad de México registró una gran crisis: Entradas y salidas de tropas, carestía y desabasto de alimentos, inseguridad, zozobra de la población civil, cortes intermitentes al servicio de electricidad y el desabasto de carbón, combustible para industrias y hogares.

La obra recoge las vivencias de un testigo privilegiado de las distintas ocupaciones que experimentó la Ciudad de México entre los años 1914 y 1915, cuando Constitucionalistas y Convencionistas se disputaron su control. Ramírez Plancarte publicó sus memorias de modo original en El Universal Gráfico y luego en forma de libro a inicios de los años 40.

Ahora, la colaboración entre el INEHRM y el Gobierno de la Ciudad de México permitió una nueva edición de este testimonio, básico para comprender el proceso revolucionario en la capital del país. Por la importancia que tiene el libro para la historia capitalina, Jesús González Schmal, Autoridad del Centro Histórico Ciudad de México, escribió el prólogo.

Señala que “la Ciudad de México ha desempeñado un papel fundamental como centro político, social, económico y cultural que ha impuesto su peso y hegemonía al resto del territorio nacional a lo largo de la historia”. La trascendencia del libro radica en que cubre “un momento decisivo de ese proceso, en 1914, año de capital importancia para el país.

Al respecto, el Doctor Jesús González Schmal recuerda con precisión que fue en 1914 cuando se presentó para las tres grandes corrientes revolucionarias (constitucionalista, villista y zapatista) la urgente necesidad de apoderarse de la capital del país y utilizarla para consolidar desde ella su poder y sus proyectos de transformación nacional.

La Autoridad del Centro Histórico transcribe las palabras de Ramírez Plancarte sobe su obra: “Mi humilde trabajo llegó a su fin tras un largo tiempo empleado en su elaboración, reviviendo desgarradoras escenas ocasionadas por el hambre, escenas que al escribirlas, infinitas veces embargaron mi espíritu, llenando mi alma de intenso sufrimiento...

“Al reconstruirlas, vinieron a mi memoria, cual visiones dantescas, tristes y cruentos días de una época aciaga, en la que no se sabía qué era mejor, si empuñar el arma y buscar la muerte en la lucha fratricida, o soportar, devorado por la impotencia, los tormentos del hambre, los horrores y excesos de la guerra”. Palabras conmovedoras de un testigo.