La diputada Melissa Torres Sandoval consideró necesario reforzar programas para combatir la obesidad infantil y apoyo a pacientes con diabetes, y llamó a las instancias de salud a crear nuevos proyectos y políticas públicas para atender esta problemática de salud en México.

La diabetes infantil tipo II, es una enfermedad derivada del problema de los malos hábitos de alimentación, y en México, cuatro de cada 10 niños padecen obesidad en algún grado, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, de la Secretaría de Salud (SSA), refirió la legisladora de Nueva Aianza.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el país ocupa el primer lugar a nivel mundial por este padecimiento y el segundo en adultos.

Mencionó que la problemática debe ser atendida de forma integral y urgente, pues en caso de que este mal no sea atendido desde las primera etapas de vida de una persona, se da pie a que enfermedades como la diabetes tipo I aparezcan y aquejen a los niños por el resto de sus días.

La diabetes infantil a diferencia de la que afecta a los adultos, se caracteriza por que el órgano pancreático deja de producir insulina, hormona que permite que llegue a las células el aporte necesario para los procesos de gasto de energía.

“La administración de insulina en estos pacientes es esencial, es por ello que los afectados por la diabetes infantil tienen que acudir por el resto de su vida a tratamientos como la insulinoterapia, así como llevar una dieta regular, lo que genera un alta costo económico para los afectados”, indicó.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dio a conocer que la obesidad es causante de que los niveles de colesterol incrementen en la sangre del paciente, padecimiento mejor conocido como hipertensión, y ésta a su vez abre el paso a que enfermedades como la diabetes mellitus incidan en los pacientes.

“Un niño con sobrepeso crecerá igual o peor, lo que significa que en un futuro se convertirá en un adulto con padecimientos como hipertensión, disminución visual, baja productividad laboral, entre otros, afecciones que a largo plazo impactan en el desarrollo económico del país”, agregó.

Por lo anterior, hizo hincapié en la necesidad de insistir en políticas públicas para control de la obesidad en niños.

“Actualmente el Gobierno Federal cuenta con campañas para que las cifras de sobrepeso y obesidad decrezcan en el país, así como programas de apoyo a pacientes con diabetes; no obstante resulta importante fortalecer los ya existentes y crear otros proyectos para combatir a la obesidad y atender la diabetes”, concluyó.