El deporte de alto rendimiento se ha convertido para la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) en un factor de relevancia al paso del tiempo, por lo cual se ha dotado de infraestructura que permitió tener atletas en Juegos Olímpicos.

El deporte universitario ha sido a lo largo de los años parte fundamental de la institución educativa, pero la mejora de programas ha permitido que avancen en la preparación de los atletas.

Todo eso lo han logrado con base en la dotación de infraestructura y, prueba de ello, es que poco a poco se ha incrementado hasta llegar a la actualidad, en la que cuenta con instalaciones para diferentes deportes.

La UANL cuenta con Centro Acuático Olímpico Universitario, el estadio Gaspar Mass (donde juegan Auténticos Tigres de la ONEFA), así como el estadio Raymundo “Chico” Rivera, que tiene pista de tartán y es para pruebas de pista y campo.

También se cuenta con el gimnasio Luis Eugenio Tood, para basquetbol y otras disciplinas, y canchas de futbol y futbol rápido, sólo por mencionar algunos.

De igual manera, la Universidad tiene un campus llamado Polideportivo UANL ubicado en el municipio de Escobedo, Nuevo León, donde se practican otras disciplinas, como el tiro con arco, basquetbol, voleibol, clavados, natación, waterpolo, nado sincronizado, entre otras.

En total, dentro de la UANL se practican 35 deportes, en los que buscan la preparación de deportistas y la detección de talentos para guiarlos hacia el programa de alto rendimiento.

José Alberto Pérez, director de deportes de la UANL, manifestó que “el deporte es un pilar de la formación integral de los estudiantes. Las instalaciones deportivas, con la infraestructura deportiva de la Universidad, juega un papel preponderante para el desarrollo que ha tenido el deporte en el paso de los años en la Universidad”.

En entrevista con Notimex, el directivo recordó que a través de las Olimpiadas Nacionales se dan seguimiento a los jóvenes deportistas para detectarlos y llevarlos de la mano en su trayectoria deportiva así como en su formación educativa.

“Consideramos que la base del alto rendimiento debería estar en las Universidades, que tendría que ser más apoyado el deporte de este tipo. Aquí tenemos un caso especial que es el lanzador de martillo Diego del Real.

“A él se le descubre desde aquí, cuando el entrenador buscaba muchachos, su hermano pidió que si podían entrenar al muchacho porque era muy inquieto y traía una facilidad para lanzar martillo, se empezó a formar desde la secundaria, entra a una preparatoria de la Universidad, se sigue desarrollando hasta dar su marca para Juegos Olímpicos”, expresó.

Dentro de los equipos representativos cuentan con 1938 deportistas y en los torneos intrauniversitarios tienen una participación de 20 a 600, con diversas disciplinas.

El programa de alto rendimiento permitió a la UANL tener en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 a 11 atletas, entre los que estuvieron Del Real, el saltador triple Alberto Álvarez, el gimnasta Daniel Corral, la halterista Alejandra Garza, además de tres esgrimistas y tres jugadores de voleibol de sala. También estuvieron tres entrenadores y dos jueces.

Además de ello, en los Juegos Paralímpicos Río de Janeiro 2016, la Universidad Autónoma de Nuevo León tuvo a cuatro representantes, y en otras justas internacionales también logró presencia en 2017, al tener a 21 deportistas en la Universiada Mundial de China Taipei y seis entrenadores.

José Alberto Pérez manifestó que actualmente ya comenzaron con la preparación hacia los Juegos Olímpicos Tokio 2020, donde buscan al menos igualar la cantidad de atletas que representen a la institución educativa.

“Si de estos 11 (que fueron a Río de Janeiro) fuesen cinco o seis, nosotros encantados de la vida. Se dio esa cifra por la base de los voleibolistas, esperemos que este deporte vuelva a los Juegos, ojalá se diera y crecería el número de atletas que están en el alto rendimiento”, indicó José Alberto Pérez.

El directivo destacó que existen otras disciplinas como canotaje, tiro deportivo y por ello están en ese proceso de analizar e impulsar a aquellos que pueden estar en una justa veraniega.

Además de ello, actualmente están en la lucha por tener más instalaciones deportivas que ayuden a seguir con el rumbo, y por ello ya contemplan el surgimiento de un Polideportivo en el municipio de Linares, Nuevo León.

“Ahorita estamos en la primera fase del Polideportivo de Linares, ya se tiene la pista sintética, el campo para lanzamientos, está perfectamente diseñado, tiene un campo de futbol americano y futbol soccer sintético, además de un campo de béisbol, esa es la primera fase.

“Después de eso vendría la construcción del gimnasio, que sería la segunda fase. Por qué allá, porque ha crecido en esa zona la demanda, hay extensiones de las facultades de la Universidad y ahí podrán realizar sus prácticas muy bien. En un futuro se tiene pensado otro campo en Sabinas Hidalgo, Nuevo León, donde ha crecido la Universidad”, agregó.

Así, la UANL ha buscado tener un programa integral que les permita contar con atletas de alto rendimiento que los representen en eventos internacionales y, por ello, desde ahora ya tienen la mira en diversas justas, desde luego, entre ellas, Tokio 2020.