Ladrones que entraron a la Biblioteca Iberoamericana "Octavio Paz" la vispera provocaron graves daños al patrimonio de este inmueble histórico de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

En un comunicado, la UdeG dio a conocer que los delincuentes iniciaron un incendio que afectó mobiliario, libros y murales de José Parres Arias y David Alfaro Siqueiros, los cuales son invaluables.

Además se llevaron cinco computadoras portátiles y dañaron un scanner con valor aproximado de 500 mil pesos.

Los asaltantes accedieron a la azotea al subir por un andamio instalado en el lugar, ya que se están haciendo reparaciones en esa área. Luego quebraron una ventana; forzaron un candado y la chapa. Revisaron las oficinas y revolvieron los cajones de escritorios y archiveros, en busca de objetos para hurtar.

La Comisaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara y el Cuerpo de Bomberos recibieron a las 23:30 horas un reporte de humo que salía del edificio, ubicado en la Calle Colón, entre Pedro Moreno y Juárez.

La pronta respuesta de los cuerpos de emergencia impidieron una pérdida mayor. Participaron también elementos de Protección Civil Jalisco y la Cruz Roja Mexicana. No obstante, los responsables del siniestro ya no estaban en el interior del inmueble.

El presidente municipal interino de Guadalajara, el maestro Juan Enrique Ibarra Pedroza, se comunicó con el rector General a las 00:15 horas para informarle de lo ocurrido.

Se han realizado peritajes de dactiloscopia, fotografía, evaluación de riesgo y daños muebles, y está por hacerse la extracción de la grabación de las cámaras de video por parte del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Por parte de la Universidad de Guadalajara ha participado personal de la Oficina del Abogado General, la Coordinación General Administrativa y la Biblioteca Iberoamericana. La Fiscalía General del Estado abrió la carpeta de investigación 134526/17.

La UdeG mencionó que coadyuvará con los videos y todos los elementos para encontrar a los responsables.

Asimismo, condenó estos hechos, que causaron un agravio al patrimonio cultural de los jaliscienses, y exigió la captura y castigo de quienes lo hicieron.