Las autoridades del archipiélago ecuatoriano de Galápagos impulsan en la actual época decembrina una campaña para concientizar a la población sobre los efectos adversos de los juegos pirotécnicos en el medio ambiente, la fauna local y el ser humano.

“Lo que hicimos fue contarle a la ciudadanía cuáles son los componentes de los juegos pirotécnicos desde el punto de vista químico y cuáles son las afectaciones desde el punto de vista ambiental y de salud humana", señaló la presidenta del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos (CGREG), Lorena Tapia.

En declaraciones a la agencia Andes, explicó que las autoridades del archipiélago, ubicado en el Océano Pacífico a unos 972 kilómetros de la costa de Ecuador, iniciaron la campaña antes de Navidad, por la responsabilidad que tienen debido al reconocimiento del lugar como patrimonio natural de la humanidad por la Unesco en 1978.

“No es motivo de celebración, los juegos pirotécnicos son visualmente atractivos que pueden provocar alegría, pero el derecho nuestro termina donde comienza la afectación de los demás y las especies que habitan en el ecosistema también son parte de Galápagos, la parte más importante porque es un patrimonio para el mundo”, acotó.

Mencionó como ejemplo el efecto de la piroctenia en los lobos marinos, los cuales sufren taquicardia y por el miedo huyen en estampida, dejando a sus crías abandonadas, al perder la noción del lugar en el que están.

Tapia, citada por la agencia Andes, se refirió también a los componentes químicos que contiene la pirotecnia, considerados dañinos para el ser humano, pues tiene efectos nocivos en la tiroides. Además, de que posee elementos que caen al agua y producen afectaciones a la fauna del ecosistema.

Tras destacar que la campaña ha sido acogida de manera positiva por la ciudadanía, indicó que se busca que la pirotecnia se prohíba de manera total en Galápagos durante todo el año.