El gobierno capitalino ejecutó por primera vez este año resoluciones de demolición en seis obras de construcción que incumplieron programas o rebasaron el número de niveles permitidos por la norma.

Este esfuerzo, como parte de una estrategia para un desarrollo urbano ordenado y con seguridad ciudadana, lo emprendió a través de las secretarías de Gobierno; Desarrollo Urbano; Obras y Servicios; la Contraloría General; el Instituto de Verificación Administrativa; la Procuraduría Ambiental, así como las delegaciones.

Las demoliciones de niveles excedentes se realizaron en seis obras en las delegaciones Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Coyoacán, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, así como en otras cuatro llevadas a cabo por iniciativa del propio particular.

El 2 de junio se demolieron dos niveles en Coyoacán; el 22 de junio se inició también la de dos niveles en un inmueble localizado en Azcapotzalco. Este caso representa la primera vez en la historia de la capital en que una demolición está amparada en una denuncia penal.

El 30 de junio también se derribó un nivel en la delegación Álvaro Obregón; el 6 de julio cuatro pisos de un inmueble en Venustiano Carranza; el 13 de julio dos pisos en la delegación Cuauhtémoc.

El 4 de agosto, tres niveles más fueron derribados de una construcción en Coyoacán. En este predio ya se ofertaban departamentos en más de cinco millones de pesos.

En tanto, en cuatro casos los propios constructores decidieron demoler ellos mismos los pisos. Dos fueron proyectos en la delegación Miguel Hidalgo, uno en Cuauhtémoc y otro más en Álvaro Obregón.

Asimismo, se llevaron a cabo más de 20 mesas de trabajo entre varias dependencia, para la implementación de acciones que hacen frente a las construcciones inmobiliarias irregulares.

También se ejecutaron más de 30 procedimientos administrativos de verificación, los cuales resultaron viables para su intervención.

Como parte de esta tarea, el gobierno capitalino llamó a los desarrolladores inmobiliarios a edificar conforme a las normas y, en su caso, demoler voluntariamente.