El presidente estadunidense Donald Trump renovó hoy sus críticas contra el régimen de Irán, al que calificó de opresivo, y lanzó lo que pareció una velada amenaza contra su principal rival en el Medio Oriente.

“El mundo entero entiende que las buenas personas de Irán quieren cambio”, dijo el mandatario esta tarde en su cuenta de Twitter, en alusión a las manifestaciones callejeras que se han registrado durante los últimos dos días en varias ciudades iraníes.

La crítica fue la segunda hecha por el mandatario en menos de 24 horas, después de que el viernes acusó al régimen iraní de financiar actividades de terrorismo, y dijo que las protestas eran consecuencia del hartazgo de la población ante la corrupción dentro del gobierno de Teherán.

Trump aseguró que ese malestar de la población de Irán constituye uno de los principales temores del régimen islámico, en medio de reportes de uso de la fuerza letal contra manifestantes, en al menos una ciudad iraní.

El mandatario, quien vacaciona en su club de Mar-a-Lago en Florida, advirtió que “los regímenes opresivos no pueden durar, “y llegará el día en que el pueblo iraní enfrente una decisión. El mundo está observando”.