En esta temporada decembrina es común encontrar supuestas ofertas en comercios, cuando en realidad solo incrementan los precios para dejarlos en su precio real, por lo que se debe estar atento para evitar ser víctima de prácticas abusivas.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) detalla que los consumidores cuentan con herramientas para defenderse de los aumentos de precios injustificados, como la queja y la denuncia en contra de los proveedores que apliquen este tipo de prácticas abusivas.

A través de la Revista del Consumidor, expone que una queja es una reclamación formal (permite una satisfacción personal) cuando un proveedor no respeta los términos y las condiciones en las que se contrata un servicio o se adquiere un bien.

Para levantar una queja, señala, se debe acudir a una delegación de la Profeco, donde pedirán nombre y domicilio; credencial oficial; contrato, recibo o comprobante de compra; nombre y domicilio del proveedor, entre otros.

Por su parte, la denuncia es la acción (permite una satisfacción indirecta y anónima) de reportar actos u omisiones de un proveedor que afecten intereses o los de una porción de la sociedad. En este caso el denunciante no está obligado a presentar pruebas de la falta ni se le pedirán sus datos personales.

Para ello no se requiere ir a una delegación, subdelegación o unidad de servicio, ya que se puede hacer a través del Teléfono del Consumidor 5568 8722 y 01 800 468 87 22; vía chat en telefonodelconsumidor.gob.mx o en Facebook/ProfecoOficial.

Así como por Twitter @Profeco; o por escrito, presentándose en cualquier delegación de la Profeco; así como por correo electrónico, a la cuenta denunaciasprofeco@profeco.gob.mx.

Los datos del establecimiento que debe incluir en la denuncia son nombre o razón social del establecimiento, calle, número, estado, municipio, colonia, Código Postal y narración de los hechos que dieron lugar a la denuncia.