Establecido por decreto desde hace 76 años por el entonces presidente Manuel Ávila Camacho, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) visiten sus togas negras en cada sesión del Alto Tribunal, cuyo costo supera los 16 mil pesos cada una.

Los ministros cuentan con dos tipos de toga; en las sesiones ordinarias visten una elaborada de color negro mate, en tanto que en las solemnes utilizan una de lujo que tiene cuello, vueltas y puños de seda negra vibrante, como lo establece el decreto expedido el 8 de abril de 1941.

Las togas magisteriales para las sesiones ordinarias tienen un costo que supera los 16 mil pesos cada una, y se les dan a cada ministro dos de las mismas, mientras que las de las sesiones solemnes valen 17 mil 500 pesos y de estas se les distribuye solo una.

Los dos ministros que recientemente recibieron sus togas magisteriales son Norma Lucía Piña Hernández y Javier Laynez Potisek, quienes asumieron el cargo en sesión solemne ante el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal el 5 de enero de 2016.

De acuerdo con el apartado de ejercicio del gasto que aparece en el rubro de transparencia de la Suprema Corte de Justicia, a noviembre de 2017 el monto asignado a uniformes y vestuario ascendió a un millón 166 mil 431 pesos, pero no se aplicó ningún monto para la compra de togas.

Para cumplir con las especificaciones que establece el decreto presidencial de 1941 para las togas magisteriales, la Corte recurre, por adjudicación directa, a Concepción García de Roiz Gutiérrez, quien tiene un taller para elaborar este tipo de prendas en la colonia Roma.

García de Roiz Gutiérrez es la encargada directa de la elaboración de togas y birretes para los ministros desde hace más de una década, porque al adquirir las prendas con la misma persona se conserva la uniformidad en el estilo, modelo y textura de los materiales. A ello se suma la calidad de trabajo y la formalidad en los plazos de entrega de las piezas que se le encargan.

La Secretaría General de la Presidencia y la Oficialía Mayor de la SCJN explicaron que Concepción García de Roiz cuenta con las especificaciones técnicas detalladas en confección, acabados y materiales que satisfacen las necesidades de imagen, presentación y calidad de la indumentaria.

A cada ministro se le entregan tres togas magisteriales al iniciar su encargo dentro del máximo tribunal constitucional del país, y se les renuevan cada vez que así lo solicitan.