En México mueren al año aproximadamente seis mil hombres por cáncer de próstata, es decir, un paciente cada 15 minutos, y la mejor forma de combatirlo es con la detección oportuna a través del antígeno prostático y el tacto rectal.

Organizaciones de la sociedad civil, pacientes y personal de salud de sociedades médicas, que conforman la Alianza “Uniendo fuerzas contra el cáncer de próstata” llevan a cabo una cruzada contra esta enfermedad con el propósito de fomentar la cultura de la detección temprana para su combate.

Al respecto, el presidente de la Sociedad Mexicana de Oncología, Samuel Rivera, resaltó la importancia de trabajar de la mano, las sociedades civil y médica como lo hacen en estos momentos, junto con la Sociedad Mexicana de Oncología, la Sociedad Mexicana de Urología y el Consejo Mexicano de Urología, que conocen del problema.

Tras reconocer que labor de la sociedad civil para hacer cambios desde la cultura y solicitar mayor participación del gobierno, señaló que el cáncer de próstata es incapacitante, costoso cuando se detecta a etapas avanzadas, con un tratamiento intenso, y es el principal cáncer en el varón.

Las características que favorecen a padecer esta enfermedad son la edad, principalmente mayores de 60 años, la herencia y en el caso de personas de raza negra, pueden tener mayor predisposición; inicialmente puede no tener síntomas y conforme avanza se presentan algunos, como el orinar frecuentemente, el dolor se presenta a nivel de huesos cuando está más avanzada.

Asimismo, el cáncer de próstata se ha asociado a otros factores de la vida relacionados con otros cánceres como la obesidad, alimentación rica en grasa y falta de ejercicio y es curable cuando se detecta a tiempo, se puede atender quirúrgicamente, radioterapia, tratamiento hormonal, o quimioterapia y medios sistémicos este último cuando la enfermedad está muy avanzada.

Abundó que en México se carece de una cultura de detección oportuna y los pacientes acuden de manera tardía para su atención por lo que cuatro de cada 10 de ellos, tienen una enfermedad avanzada al diagnóstico, mientras que en países europeos o en Estados Unidos, esta relación es de un paciente por cada 10 con enfermedad avanzada.

En este sentido, explicó que el acudir al médico con el cáncer de próstata avanzado implica una atención en un terreno de una enfermedad que no se puede tratar de manera óptima y el costo se incrementa de manera considerable.

Por su parte, el coordinadora general del Movimiento Latinoamericano contra el Cáncer de Próstata (Molacap), Leticia Aguiar, añadió que la lucha contra este mal,  es un esfuerzo único en México, que reúne a la sociedad civil, asociaciones médicas y legisladores, que desde hace un año trabajan en diferentes temas relacionados con este tema.

La suma de esfuerzos, tiene como propósito construir una estrategia nacional para combatirlo, que considere la cultura de la prevención para lograr la detección oportuna porque la calidad de vida del paciente disminuye considerablemente si es detectado en etapas avanzadas.

Planteó la necesidad de actualizar los instrumentos normativos, por lo cual se ha trabajado en la norma mexicana NOM 048 para combatir el cáncer de próstata, y confían en su pronta publicación en el Diario Oficial de la Federación, y consideró necesario la designación del presupuesto suficiente para la implementación de la norma y cambios que se requieren.

Convocó al sector masculino a tomar el control de su salud y perder el miedo de ir al médico para realizarse su chequeo, pues se espera que para el 2030 este padecimiento aumente con el envejecimiento de la población.