La Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México dio a conocer que durante 2017 se llevaron a cabo 11 jornadas del Reciclatrón en diferentes puntos de la capital, en las que se recoletaron más de 267 toneladas de residuos eléctricos y electrónicos y se atendió a cuatro mil 608 ciudadanos.

En en comunicado, explicó que la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la Unniversidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fueron las sedes que registraron mayor asistencia y acopio.

De acuerdo con la dependencia, en el presente año 420 empresas dispusieron de manera correcta de sus residuos electrónicos al participar en esas jornadas.

Detalló que de 2013 a 2017 se lleva a cabo un acopio total de 983 toneladas de residuos electrónicos y eléctricos.

Con esas jornadas se fomenta entre la ciudadanía y las empresas el hábito sobre el manejo adecuado de residuos electrónicos y eléctricos, lo que mejora las condiciones de habitabilidad en la ciudad, resaltó.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), en el país se registran unas 180 mil toneladas por año de aparatos eléctricos y electrónicos que, debido a la constante modernización tecnológica y a la caducidad programada de los artículos, son sustituidos y desechados de manera acelerada, lo que se traduce en toneladas de productos de ese tipo.

Asimismo, los patrones de consumo desmedido, la falta de infraestructura para su manejo adecuado y el destino final que se da a los residuos electrónicos, favorece el incremento de esa problemática, añadió.

El INECC estima que en la zona metropolitana del Valle de México se desechan 13 millones 216 mil 422 aparatos, lo que representan 112 mil 490 toneladas al año.

Aunado al acopio de residuos eléctricos y electrónicos, el Reciclatrón es otra opción para que la ciudadanía haga un correcto manejo a las pilas usadas, enfatizó la Sedema.

Estas jornadas, junto a las 400 columnas de acopio instaladas en distintos puntos de las 16 delegaciones de la Ciudad de México, ofrecen una adecuada oportunidad para desechar baterías, como las de los celulares, de modo que éstas tengan un buen manejo y finalmente puedan ser recicladas, puntualizó.