De enero a noviembre de 2017, las finanzas públicas de México registraron un superávit de 69.7 mil millones de pesos, ante ingresos presupuestarios mayores a los previstos, informó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

La dependencia federal destacó que este monto superavitario contrasta de forma positiva con el déficit del mismo periodo del año pasado de 278.8 mil millones de pesos y con el déficit previsto para el periodo de 412.5 mil millones de pesos.

Además, el balance primario a noviembre ascendió a 456.5 mil millones de pesos, cifra que representa 5.9 veces el superávit de 76.8 mil millones de pesos registrado en 2016 y que contrasta de manera favorable con el déficit previsto para el periodo de 6.6 mil millones de pesos.

Este resultado es consistente con el objetivo anual de lograr el primer superávit primario desde 2008, subrayó la Secretaría de Hacienda, al dar a conocer el informe “Las finanzas públicas y la deuda pública” a noviembre de 2017.

Reportó que en el periodo enero-noviembre de 2016, los ingresos presupuestarios del sector público se ubicaron en cuatro billones 527.2 mil millones de pesos, con un crecimiento de 1.4 por ciento real respecto a igual lapso de 2016, y fueron mayores a los previstos en el programa en 575.0 mil millones de pesos.

A su interior, los ingresos petroleros fueron superiores en 37.2 mil millones de pesos, los tributarios en 94.7 mil millones de pesos, los propios de las entidades distintas de Pemex en 43.0 mil millones de pesos y los no tributarios en 400.1 mil millones de pesos, y de estos últimos, 321.7 mil millones de pesos corresponden al Remanente de Operación del Banco de México (ROBM).

La SHCP precisó que en términos reales, los ingresos petroleros fueron menores en 5.7 por ciento respecto al periodo enero-noviembre de 2016; los ingresos tributarios bajaron 0.1 por ciento, mientras que los ingresos propios de las entidades distintas a Pemex crecieron 7.9 por ciento y los no tributarios aumentaron 13.8 por ciento.

En tanto, en enero-noviembre de 2017, el gasto neto pagado se ubicó en cuatro billones 474.2 mil millones de pesos, menor en 6.5 por ciento real respecto a los primeros 11 meses de 2016, aunque el monto es mayor al previsto en el programa en 109.4 mil millones de pesos.

Respecto a enero-noviembre de 2016, el gasto neto pagado, el gasto primario y el gasto programable fueron inferiores en 6.5, 7.7 y 10.3 por ciento en términos reales, respectivamente, mientras que el gasto no programable creció 6.6 por ciento.

De enero a noviembre de este año, el gasto neto total excluyendo la inversión financiera, las pensiones, las participaciones y el costo financiero, se redujo en 8.7 por ciento real y el gasto corriente estructural disminuyó en 6.9 por ciento real, indicadores que muestran el esfuerzo en materia de contención del gasto, resaltó la dependencia federal.

Además, en los primeros 11 meses del año, los subsidios, transferencias y aportaciones corrientes fueron 13.2 por ciento menores en términos reales; la inversión física disminuyó en 24.5 por ciento real, y las pensiones y jubilaciones aumentaron en 3.6 por ciento real.

Indicó que el gasto de operación aumentó en 1.6 por ciento real, debido principalmente a mayores costos de operación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por el aumento en el precio de los combustibles para la generación de energía.

Las participaciones a las entidades federativas aumentaron 6.0 por ciento real debido al tercer ajuste cuatrimestral correspondiente a 2016 y a la favorable evolución de la recaudación federal participable, en tanto que el costo financiero de la deuda aumentó en 7.7 por ciento real, anotó.

La Secretaría de Hacienda informó que a noviembre, los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP) registraron un superávit de 3.9 mil millones de pesos, lo que representa una mejora de 323.1 mil millones de pesos respecto al déficit observado en el mismo periodo de 2016.

Este resultado está en línea con obtener un déficit de 1.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), al considerar el ROBM y cumplir la meta de 2.9 por ciento del PIB, aun si se excluye el ROBM al cierre de 2017.

Al cierre de noviembre de 2017, la evolución de la deuda pública es congruente con reducir el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) como porcentaje del PIB.

Con cifras que consideran el cambio de año base del PIB, se anticipa que el SHRFSP se reducirá de un nivel de 48.7 por ciento al cierre de 2016, a 48.2 por ciento sin ROBM y a 46.7 por ciento con ROBM, al cierre de 2017.