La Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT) indicó que lleva a cabo un diagnóstico para identificar los factores que frenan el desarrollo económico en los ejidos del estado, tras detectar que muy pocos de los negocios que se emprenden en la zona rural tienen éxito.

El investigador de la UAT, Dr. Oscar Adán González Colunga, refirió que en muchas de las ocasiones, esto se debe a la falta de capacitación de los emprendedores.

El especialista del Cuerpo Académico: Competitividad Económica, Social y Ambiental de las Organizaciones, dijo que el proyecto de competitividad de negocios en la zona rural de Tamaulipas, se realiza en la zona centro de la entidad con el fin de apoyar el sector rural.

“Es un sector muy abandonado, hay mucha precariedad y mucha pobreza, y se trata de buscar mejoras para ese sector, actualmente contamos con el apoyo del Programa para el Desarrollo Profesional Docente (Prodep) y de la SEP, para la identificación de los factores que afectan los emprendimientos rurales en la zona centro del estado”, dijo.

Señaló que este trabajo se realiza en las zonas ejidales de los municipios de Guémez, Jaumave, Miquihuana, Bustamante y Tula, en donde se lleva a cabo el levantamiento de información, así como entrevistas.

“Estamos llegando a las personas que han realizado proyectos en estas áreas, y la intención es ver cuáles han sido también los factores de éxito de los negocios, con el fin de plantear modelos, o desarrollar uno nuevo, que coadyuve a las políticas públicas en el desarrollo de mejores prácticas que tengan realmente un impacto social”, apuntó.

El especialista refirió que “esto también nos permitirá contar con mejores formas de vinculación y que la investigación llegue e impacte en los sectores que lo requieran”.

González Colunga mencionó que el proyecto de competitividad de negocios en la zona rural de Tamaulipas tendrá una duración de un año.

El investigador apuntó que, a modo de síntesis, existen muchos apoyos oficiales, pero muchos no llegan a transcender por diferentes factores, como la falta de capacitación de los emprendedores.

“La realidad es que sí se apoyan proyectos de toda índole, cuestiones apícolas, microempresas como tortillerías, producción ganadera, se trata de muchos apoyos que las instancias oficiales dan, pero queremos saber qué tanto impacta en la economía de las familias y en las comunidades”, dijo.

Sin adelantarse a conclusiones, señaló “los impactos sociales no son los esperados, muchas veces los proyectos quedan sólo en eso, un apoyo económico, pero no trascienden, dos o tres años, es la duración de los proyectos, y caen por falta de capacitación y seguimiento, que son las causas que se han observado hasta el momento”.