El senador Miguel Romo Medina, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró necesario reorientar el trazo legal que desde hace muchos años tiene la estructura orgánica del Poder Judicial.

Afirmó que esto busca garantizar a los servidores públicos imputados un enjuiciamiento a la altura del debido proceso democrático y que no se permita la impunidad de conductas que atentan contra la administración de la justicia.

Al presentar el dictamen con proyecto de decreto para reformar diversas disposiciones de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, señaló que "esta reforma encuentra anclaje en la intención de separar la facultad de investigación y de tramitación del proceso administrativo de distintas instancias".

El legislador por el estado de Aguascalientes dijo que esto es acorde con el nuevo sistema nacional anticorrupción y toma en cuenta los parámetros establecidos en los artículos 8 y 9 de la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción.

"De ahí que con la presente reforma se consolida el camino del respeto al debido proceso en México, preocupación permanente del Senado de la República", indicó.

Romo Medina subrayó que los senadores del PRI están convencidos que a través de la reforma a la citada ley orgánica se establecen mecanismos idóneos y proporcionales que permiten prevenir y desalentar esas conductas negativas que puedan presentarse en el ambiente laboral del Poder Judicial de la Federación.

"De esta forma, se beneficia a la administración de la justicia, a la sociedad que exige profesionalismo y se envía un mensaje enérgico y directo del Estado mexicano en defensa principalmente de las mujeres", aseveró el senador.