El crecimiento real de la cartera de crédito a la vivienda a mayo de 2017 con respecto al mismo período del año anterior fue de 3.0 por ciento, donde la cartera de la banca comercial fue el componente más bajo, informó el Banco de México (Banxico).

En el reporte “Indicadores básicos de crédito a la vivienda” con datos a mayo de 2017, divulgado este viernes, comparó que a mayo de este año, el crédito al consumo creció casi 10 por ciento anual, mientras que el crédito comercial avanzó alrededor de 4.5 por ciento.

En términos agregados, a mayo de 2017, el saldo de la cartera de créditos a la vivienda consolidada (711 mil millones de pesos en 1.6 millones de créditos) constituyó el 19.3 por ciento de la cartera total (tres billones 690 mil millones de pesos) de las instituciones financieras.

Indicó que las tasas de interés de créditos a la vivienda otorgados por la banca comercial, en cartera comparable, fue de 9.6 por ciento para la adquisición de vivienda; 9.9 por ciento para autoconstrucción; 12.1 por ciento para liquidez y 9.3 por ciento para pagos de pasivos.

El Banxico mencionó que las instituciones que presentaron las tasas de interés más bajas fueron HSBC (9.1 por ciento), Banamex (9.2 por ciento) y Banorte/IXE (9.4 por ciento).

A su vez, las instituciones que tuvieron mayor participación en el saldo de crédito otorgado fueron BBVA Bancomer (30.2 por ciento), Banorte/IXE (25.2 por ciento) y Scotiabank (18.7 por ciento).

En conjunto, estos tres bancos concentraron el 76.6 por ciento del número de créditos y el 74.1 por ciento del saldo, añadió.

El banco central apuntó que el índice de morosidad (que es la razón de la cartera vencida entre la cartera total) de la cartera de vivienda mantuvo una tendencia a reducirse a partir del cuarto trimestre de 2014.

A su vez, el índice de morosidad ajustado, el cual se obtiene corrigiendo el índice de morosidad con las quitas y castigos que realizan las instituciones, mostró una tendencia negativa desde finales de ese mismo año.

Sobre los indicadores de concentración de la cartera de crédito a la vivienda, la participación de mercado agregada de los cinco bancos más grandes en el país, ha permanecido estable durante los últimos dos años.