El presidente Donald Trump insistió en que no habrá alivio migratorio para jóvenes migrantes en Estados Unidos si no se construye el muro fronterizo, y que terminará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) si no resulta en un “acuerdo justo”.

En extractos de una entrevista publicada este viernes en el diario The New York Times, Trump indicó que está dispuesto a negociar con los demócratas para que se apruebe en el Congreso un plan para remplazar al programa de deportación diferida o DACA, aunque con la condición del muro.

“No, no creo que yo esté cambiando. Mira, yo no haría un plan DACA sin un muro, porque lo necesitamos. Estamos viendo las drogas que están entrando al país, necesitamos el muro”, aseguró el presidente en una entrevista en uno de sus campos de golf en Florida.

En la entrevista, expresó también que en gran medida fue electo por sus posiciones respecto de las relaciones comerciales de Estados Unidos, por lo que afirmó que renegociará el TLCAN o lo terminará.

“Si no hago el trato correcto, terminaré el TLCAN en dos segundos. Pero lo estamos haciendo bastante bien. Ya sabes, es más fácil renegociarlo si hacemos un trato justo porque el TLCAN fue un trato terrible para nosotros”, explicó.

Reiteró que Estados Unidos “perdía” en sus relaciones comerciales con México 71 mil millones de dólares al año, un déficit que debía ser revertido.

En otros temas de la entrevista, Trump insistió que no se había descubierto “colusión” con Rusia en las investigaciones del fiscal especial sobre Rusia, Robert Mueller, una noción que repitió en 16 ocasiones.

Al contrario de algunos miembros del Partido Republicano, Trump declaró que considera que la investigación de Mueller será justa con él cuando termine y que lo exonerará de cualquier responsabilidad.

Aclaró sin embargo que, en su opinión, esta pesquisa “hace que el país se vea muy mal y lo pone en una posición muy mala”. Añadió: “así que cuanto antes se solucione, mejor para el país”.

Mientras tanto, horas después de acusar a China de enviar petróleo secretamente a Corea del Norte, Trump señaló que Estados Unidos está siendo muy “blando” respecto a su relación comercial con el gobierno chino con la esperanza de que sus líderes presionen a Corea del Norte en el tema nuclear.

Insinuó que su paciencia puede terminar pronto, lo que reveló su frustración con los envíos de petróleo de China a Corea del Norte, de acuerdo algunos informes.

“Si no nos ayudan con Corea del Norte, entonces haré lo que siempre he dicho que quiero hacer”, amagó Trump, en relación con el endurecimiento de la posición comercial de Estados Unidos con el gigante de Asia.

El presidente alardeó durante la entrevista de su logros de campaña y en el cargo, incluida la aprobación de una reforma fiscal este mes. Pero también manifestó su frustración con los demócratas, porque se han negado a negociar temas legislativos.

Pese a ello, Trump dijo que aún esperaba que los demócratas trabajen con él en la legislación bipartidista en el próximo año para reformar la atención médica, mejorar la deteriorada infraestructura del país y ayudar a los jóvenes inmigrantes indocumentados.

Además, el presidente presumió sobre su conocimiento de las leyes fiscales: “Conozco los detalles de los impuestos mejor que nadie”. Subrayó también que sabe más sobre “los grandes proyectos de ley” debatidos en el Congreso que “cualquier presidente que haya estado jamás en el cargo”.

Finalmente, el presidente consideró que ganará la reelección porque su Presidencia ha sido muy buena para los periódicos en términos de ventas.

“Entonces, básicamente, tienen que dejarme ganar. Y eventualmente, quizá seis meses antes de las elecciones, me amarán porque van a decir: 'Por favor, por favor, no pierdas Donald Trump'. Está bien”, resaltó el gobernante.