La inflación en España cerró 2017 en el 1.2 por ciento, que es el nivel más bajo de año, y cinco décimas menos que en noviembre, principalmente por los precios de los carburantes (gasoil y gasolina) menor que en diciembre de 2016.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó el dato adelantado de precios al consumo, que muestra el comportamiento moderado de la inflación que inició el 2017 en el 3 por ciento y descendió a lo largo del año.

El nivel de 1.2 por ciento es superior al aumento anual de las pensiones (de 0.25 por ciento) y el sueldo de los trabajadores públicos (1 por ciento), que son los más afectados por esta diferencia.