Los precios del petróleo subieron este viernes,  alcanzando el West Texas Intermediate sus niveles más altos desde mediados de 2015, debido a una inesperada caída en la producción estadunidense, así como a una caída en los inventarios comerciales de crudo.

En el último día de operaciones del año, los futuros del crudo también subieron apoyados por los continuos recortes en el suministro por parte de los principales productores de la OPEP y Rusia.

El mercado ha mejorado en medio del optimismo sobre años de exceso de oferta que finalmente ha menguado, limitado por el aumento de la demanda y el acuerdo de capitalización de producción liderado por la OPEP que se extenderá hasta 2018.

Si bien las ganancias fueron impulsadas por reducciones de producción de la OPEP y sus aliados, incluida Rusia, las tensiones geopolíticas en Medio Oriente y las interrupciones en los oleoductos desde el Mar del Norte hasta Canadá y Libia también han ayudado.

Los aumentos de precios fueron impulsados ​​por una sorpresiva caída en la producción petrolera estadunidense, que la semana pasada bajó a 9.754 millones de barriles por día (bpd), por debajo de los 9.789 millones de bpd de la semana anterior, según datos de la Administración de Información Energética (EIA).

La EIA informó también que las reservas de crudo cayeron en 4.6 millones de barriles durante la semana que terminó el 22 de diciembre, en comparación con una reducción de seis millones de barriles reportada por el privado Instituto Americano del Petróleo.

"El factor clave para el mercado petrolero este año ha sido que los recortes de producción de la OPEP y Rusia se introdujeron, se cumplieron y se ampliaron", señaló Ric Spooner, analista de CMC Markets con sede en Sydney.

"Esto ha permitido que el mercado reduzca sus inventarios a pesar del aumento de la producción en Estados Unidos, Libia y Nigeria".

"El tira y afloja entre la OPEP y Estados Unidos seguirá presionando al petróleo para que opere a más de 60 dólares por barril en 2018", sostuvo Kim Kwangrae, analista de materias primas de Samsung Futures Inc, con sede en Seúl.

"Como hemos visto este año, los riesgos geopolíticos serán el factor clave en el futuro para que el petróleo supere los 60 dólares", añadió.

Este viernes, el barril de petróleo tipo Brent del Mar del Norte para entregas en febrero se cotizaba en 66.49 dólares al inicio de la sesión (08:00 GMT) en el mercado electrónico Intercontinental Petroleum Exchange (ICE).

El Brent subía 33 centavos de dólar (0.50 por ciento) respecto al cierre previo del pasado jueves, de 66.16 dólares por barril.

En tanto, el crudo estadunidense West Texas Intermediate (WTI) para entregas en febrero también a las 08:00 GMT, aumentaba 33 centavos de dólar (0.55 por ciento) y se cotizaba en 60.16 dólares.