El gobierno de Corea del Sur incautó un buque con bandera de Hong Kong sospechoso de transferir petróleo a Corea del Norte en el marco de las acusaciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de que China envía el energético a Pyongyang.

Un funcionario del Ministerio surcoreano de Asuntos Exteriores señaló que encontraron un buque con pabellón de Hong Kong, que entró en el puerto de Yeosu, en la costa sur de Corea del Sur, para transbordar petróleo refinado a un buque norcoreano en aguas internacionales.

Las autoridades aduaneras de Corea del Sur inspeccionaron el buque hongkonés Lighthouse Winmore, cuando entró en el puerto de Yeosu el 24 de noviembre después de transferir, el 19 de octubre, 600 toneladas de petróleo refinado a un buque norcoreano.

La Resolución 2375 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada en septiembre, prohíbe a los países miembros transbordar entre barcos ningún artículo a Corea del Norte.

El buque con pabellón de Hong Kong fue alquilado por la compañía taiwanesa Billions Bunker Group y visitó previamente el puerto de Yeosu, en la costa sur de Corea del Sur, el 11 de octubre, para cargar petróleo refinado japonés y dirigirse a su destino pretendido en Taiwán, según las autoridades.

Sin embargo, en lugar de dirigirse a Taiwán, el buque transfirió el petróleo al buque norcoreano Sam Jong 2 y a otros tres buques no norcoreanos en aguas internacionales.

Las autoridades señalaron que las acciones tomadas serán reportadas al comité de sanciones del Consejo de Seguridad sobre Corea del Norte, añadiendo que este supone un caso típico de Norcorea de evadir hábilmente las sanciones utilizando sus redes ilegales.

Las autoridades también dijeron que Corea del Sur ha compartido la información con Estados Unidos para la detección de transacciones ilícitas.

En ese marco, el presidente Donald Trump criticó enérgicamente a China tras recibir informes de que buques de ese país transfirieron petróleo a naves norcoreanas en alta mar, y sostuvo que “¡jamás habrá una solución amistosa al problema de Corea del Norte si esto sigue ocurriendo!”.

Trump tuiteó que China fue “sorprendida CON LAS MANOS EN LA MASA” y se declaró “muy decepcionado que China permita que vaya petróleo a Corea del Norte”.

Apenas hace dos semanas, Trump elogió a China por ayudar en los esfuerzos contra Pyongyang, incluyendo al apoyar tres resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU este año -la más reciente fue la semana pasada- debido a las pruebas nucleares y misilísticas norcoreanas.

En forma previa, el periódico surcoreano Chosun Ilbo había señalado que los barcos cisterna chinos trasvasan petróleo a los buques de Corea del Norte.

Según el diario, las imágenes captadas por satélites de Estados Unidos muestran cómo los barcos chinos cargan petróleo en las embarcaciones norcoreanas en alta mar.

"El comercio ilegal empezó después de que la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de septiembre limitara drásticamente la venta de derivados de petróleo a Corea del Norte", señaló una fuente gubernamental surcoreana al periódico.

Corea del Norte realizó este año su sexta prueba nuclear con una bomba de hidrógeno que puede ser colocada en misiles intercontinentales y una quincena de ensayos de proyectiles balísticos, incluyendo el lanzamiento de dos supuestos ICBM capaces de alcanzar el territorio de Estados Unidos.

También amenazó con disparar sus misiles hacia la isla estadunidense de Guam donde están emplazados los bombarderos estratégicos B-1B Lancer.

El 11 de septiembre el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad una resolución que endurece las sanciones contra Corea del Norte, sobre todo en el ámbito de los hidrocarburos, en respuesta a su sexto ensayo atómico.