La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró de manera total temporal las obras de “Modernización y Ampliación de la Carretera Costera del Golfo (Campeche-Mérida), por no contar con autorización de impacto ambiental que expide la Semarnat.

La clausura fue impuesta el pasado 20 de diciembre, en el tramo se encuentra en el Área Natural Protegida Reserva de la Biósfera “Los Petenes”, a la altura de Camino Real a Mérida tramo 0+000 al 5+800, en el estado de Campeche, de acuerdo con un comunicado de la Profepa.

Por ello, la empresa promovente del proyecto compareció ante la Procuraduría y manifestó el riesgo que representa para la población y la vida silvestre del ecosistema costero la línea de transmisión de alto voltaje subterránea perteneciente a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Ello, al encontrarse expuesta y que corre a lo largo del tramo carretero, por lo que solicitó el levantamiento de la clausura impuesta.

Asimismo, la empresa presentó una propuesta de actividades de protección de las líneas de conducción eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad del proyecto en comento, en la que también se incluyen medidas de prevención y mitigación a instrumentar.

La propuesta considera la protección y reforzamiento de los registros que se encuentran en el camellón central, así como de las obras de drenaje, por donde pasa la línea de transmisión.

En ese sentido, la Profepa valoró la situación de emergencia que prevalece en el sitio, ante el riesgo a la población y vida silvestre del ecosistema costero, y una vez analizada la propuesta de actividades, ordenó a la empresa llevar a cabo las medidas de protección y reforzamiento de las líneas de conducción eléctricas, así como de mitigación y prevención propuestas.

Para ello, la Profepa ordenó el retiro de sólo aquellos sellos de clausura ubicados en los sitios del proyecto donde se llevarán a cabo las actividades de protección de la línea de conducción al ejecutar dichas actividades según la propuesta presentada, mismas que se efectuarán en un plazo de 30 días naturales.

El resto de las obras y actividades del proyecto continuarán clausuradas total temporal hasta que la empresa acredite contar con la autorización de impacto ambiental que otorga la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).