La Fundación “No Más Negligencias Médicas” lamentó que los Servicios de Salud de Quintana Roo solicitara un plazo de tres meses para resolver la demanda de reparación de daños a los cinco indígenas mayas que perdieron la vista luego de participar en el programa “Del Amor Nace la Vista”, auspiciado por la fundación de un cadena de salas cinematográficas.

En un comunicado, el presidente nacional de “No Más Negligencias Médicas”, Fernando Avilez Tostado, señaló que el Sistema de Servicios Estatales de Salud busca atender esta demanda como una simple queja, cuando en realidad es una demanda de responsabilidad patrimonial del estado.

“Al hacerlos esperar tres meses el gobierno está revictimizando a los agraviados con procedimientos tortuosos y legaloides”, aseveró.

No obstante, Avilez Tostado aseguró que el gobernador Carlos Joaquín González, conoció el caso y en su más reciente visita a Isla Mujeres, lugar donde habitan la mayoría de las víctimas, se comprometió a investigar los hechos con el propósito de procurar justicia.

Asimismo, aseguró que la Presidencia de la República, a través de la Secretaría de Salud y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Salud (DIF), turnó al gobierno de Quintana Roo una petición para que presente un informe pormenorizado del caso de los adultos mayores.

En este sentido, comentó que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, mediante su IV Visitaduría, se ha puesto en contacto con la fundación que preside para analizar el caso de los cinco indígenas que perdieron la vista en el 2015 en uno de sus ojos y a las dos personas que les fueron extirpados los globos oculares.

Dichas consecuencias, mencionó, derivaron de una infección intrahospitalaria en una clínica privada contratada por la fundación de la cadena Cinépolis.