El peso cerró la sesión de este jueves con una depreciación de 0.21 por ciento o cuatro centavos, para cotizarse en alrededor de 19.73 pesos por dólar, al ser de las pocas divisas que finalizaron la jornada con pérdidas, indicó Banco Base.

De acuerdo con la entidad financiera, la mayor volatilidad del tipo de cambio durante la jornada está relacionada con la baja liquidez del mercado en las últimas jornadas del año, lo que afectará a la paridad peso-dólar este viernes.

El principal evento relevante de la sesión fue la publicación de las minutas de política monetaria del Banco de México (Banxico) correspondientes a la reunión del 14 de diciembre, cuando la Junta de Gobierno decidió subir la tasa de interés de referencia en 25 puntos base a 7.25 por ciento.

Las minutas fueron las más restrictivas en la segunda mitad del año, al señalar una serie de riesgos al alza para la inflación y mostrar un panorama complicado para 2018, además de que no se materializó la trayectoria descendiente de la inflación que se preveía para los últimos meses de 2017.

Asimismo, las minutas agregan que al considerar la depreciación cambiaria y la volatilidad asociada a las elecciones, la convergencia de la inflación a su objetivo podría retrasarse hacia mediados o el tercer trimestre de 2019.

Otro punto relevante en las minutas, precisó Banco Base, es que algunos miembros consideran que ante los riesgos descritos, existe la posibilidad de que se desanclen las expectativas de inflación a largo plazo.

En cuanto al nivel de la tasa de interés, varios miembros consideraron que, dado el escenario actual, la postura de política monetaria vigente al momento de la reunión no era congruente con una trayectoria convergente de la inflación hacia la meta de 3.0 por ciento a finales de 2018.

Después de la publicación de las minutas, el tipo de cambio no reaccionó de manera inmediata, aunque la previsión de un incremento de la volatilidad cambiaria al comienzo de 2018 y la incertidumbre que plasman las minutas acerca de los riesgos que enfrenta México.

En particular, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la recién aprobada reforma tributaria de Estados Unidos y el proceso electoral de México, generaron presiones al alza sobre el tipo de cambio durante el resto de la sesión.

En ese sentido, este jueves el dólar estadunidense cerró la jornada en 20.11 pesos, un centavo más en comparación con el cierre previo, y se compró en un mínimo de 18.50 pesos en bancos de la Ciudad de México.