Los museos Nacional de las Culturas del Mundo, de Arte Popular y Mural Diego Rivera, ubicados en el Centro Histórico de la Ciudad de México, se erigen este día y los restantes de la temporada navideña como opción para familias amantes de maridar diversión, convivencia y cultura.

Aunque la mañana de este jueves se sintió fría en la capital del país, los rayos del sol se filtraron entre las nubes para caer sobre los transeúntes para cobijarlos con su calor. Eso, aunado a la emoción de un paseo por el Centro Histórico, Patrimonio Mundial, generó agradables estampas donde familias enteras, adultos y niños, fueron los protagonistas.

Durante un recorrido realizado este día por dichos recintos, Notimex la animada asistencia de decenas de vivitantes, dando una muestra de que arte, cultura y convivencia familiar no están reñidos.

El Museo Nacional de las Culturas del Mundo se ofrece como un espacio especial porque muestra al público objetos de origen internacional reunidos en función de diferentes formas de vida, valores, costumbres y creencias, que ayudan al espectador a comprender la diversidad cultural, más que por su belleza o por su valor histórico.

Un sarcófago egipcio, bronces y esculturas chinas, un impermeable inuit (esquimal), una manta chilkat (Alaska) o una tablilla sumeria ilustran aspectos de diferentes grupos que permiten al visitante romper el prejuicio de que existen culturas más avanzadas que otras se exhiben en el recinto a través de salas como la del Mediterráneo o China, además que cuenta con áreas para cine, talleres y lectura en voz alta.

Su Sala Internacional presenta, del 7 al 31 del mes en curso, la exposición “Nieve. Los canadienses y el frío”, que explica que esa condición del agua es inseparable de la historia y la cultura de Canadá. Afecta cada aspecto de su vida diaria, en lo social, artístico, económico y haste en lo deportivo.

La muestra, que reúne una colección de 54 piezas provenientes del Museo Canadiense de Historia, de Gatineau, enseña las formas en que los canadienses han podido lidiar con la nieve. Sea a través de un hermoso manto níveo o de la despiadada y caprichosa fuerza de la naturaleza, la nieve ayuda a dar forma e identidad de los canadienses.

Ropa especial (gorras, bufandas, lentes, botas, googles), trineos, esquíes, bastones, palas, raquetas, trofeos y equipos para deportes invernales, motos y carros de nieve, fotografías, carteles de películas, letras de canciones, tarjetas, partituras y poemas, se exhiben en el recinto de Moneda 13 hasta el próximo 31 de diciembre.

Por su parte, el Museo de Arte Popular (MAP), recinto dedicado a apoyar, promover y preservar el quehacer de los artesanos del país, ocupa un edificio de extraordinario estilo arquitectónico Art Déco localizado en la calle de Revillagigedo, y en estos días y hasta el 25 de febrero de 2018 presenta la muestra “Arte/Sano÷Artistas 5.0”.

Es una bienal que reúne a 108 creadores, entre artesanos, artistas visuales y diseñadores industriales, organizados en 55 equipos de trabajo, incluyendo artistas invitados. Este encuentro llega a su quinta edición acortando las distancias entre creadores, modificando la forma de colaborar y entenderse, en beneficio de la obra.

La bienal, que se nutre con la fórmula de sumar oficios y conocimientos, amalgamados para llegar a una propuesta armoniosa, spresenta en la sala de exposiciones temporales del MAP.

Mientras que el Museo Mural Diego Rivera, localizado un costado de la Alameda Central, en el corazón del Centro Histórico de la Ciudad de México, alberga el mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”, de Diego Rivera (Guanajuato, 8 de diciembre de 1886-Ciudad de México, 24 de noviembre de 1957).

En esta obra, el pintor condensó 400 años de historia de México, e incluye a una galería de personajes históricos como Hernán Cortés y fray Juan de Zumárraga, ejemplo de la conquista militar de México; Sor Juana Inés de la Cruz, poetisa novohispana; Benito Juárez, Porfirio Díaz y Francisco I. Madero, protagonistas de la era independiente del país.

Además de ellos, Rivera representó personajes cotidianos que evocan su infancia y juventud. Él mismo se retrató como niño, junto a Frida Kahlo, “La Catrina” y el creador de ésta, el grabador José Guadalupe Posada. El recinto estará abierto hasta el domingo 31, cerrará el lunes 1 de enero de 2018 para retomar sus actividades a partir del martes 2.