La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), a través de la Dirección General de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte (DGPyMPT), en coordinación con la Policía Federal, implementan los programas 30 Delta y Rampa, para el último período vacacional del año.

Para ello, en la red de carreteras federales, así como en los principales aeropuertos, ferrocarriles y puertos del país, personal médico realiza exámenes toxicológicos para garantizar que los conductores se encuentren en condiciones óptimas para el cumplimiento de sus funciones.

La SCT expuso que en estas acciones participan 72 médicos en 46 módulos carreteros, 161 en 67 módulos dentro de terminales de autobuses, ocho en seis módulos en terminales ferroviarias, tres en dos módulos de terminales marítimas y 16 en seis módulos en aeropuertos, quienes examinan a conductores, pilotos, sobrecargos y personal en tierra.

También se desplegaron 22 unidades médicas móviles que realizan pruebas a los conductores de manera aleatoria, para detectar que operen sin fatiga o consumo de sustancias.

Dichos exámenes tienen una duración aproximada de 10 minutos, tiempo en el cual se realiza una inspección general al operador; se valoran sus reflejos oculares, la respuesta muscular y de equilibrio, toma de signos vitales, exploración cardiaca, detección de alcohol en aliento y sustancias tóxicas.

La dependencia señaló que los programas iniciaron el 21 de diciembre y culminarán el próximo 7 de enero del 2018, como medidas de prevención durante el periodo vacacional de fin de año.